Infunde tus utensilios de cocina para que duren décadas

Infundir utensilios de cocina significa tratar las superficies con aceite, de modo de generar una película antiadherente que se mantenga en el tiempo. También se le llama “curar” en la jerga culinaria tradicional y se puede aplicar a planchas de hierro, cerámica u otras superficies para cocinar.

El objetivo es que esas áreas tratadas faciliten un calor más homogéneo y entreguen a los alimentos ese sabor adicional tan necesario en algunas preparaciones. Pero esta técnica tiene también otro propósito: hacer que materiales como el hierro, barro y otros no se dañen u oxiden -en el caso de las metálicas- para que duren muchos años.

La nueva arrocera con freidora de aire de Oster tiene su interior «infundido» de fábrica.

La mayoría de estos utensilios de cocina incluyen un manual de instrucciones que indica cómo hacer la curación. No sólo se puede hacer con aceite, sino también con agua y cal, por nombrar las más comunes, y antes del primer uso. Para aumentar su duración, también se sugiere lavarlos inmediatamente después de la preparación, idealmente con agua tibia y sin ningún tipo de detergente. Este tipo de medidas ayudarán a preservar la materialidad de la superficie por mucho tiempo y en buenas condiciones.

Modo industrial

Pero, ¿qué ocurre cuando esta “curación” viene de fábrica? Un ejemplo lo trae Oster en sus más recientes ollas arroceras, cuyo recipiente de cocción viene infundido con aceite de oliva. Además, posee Bioceramic, un recubrimiento 100% natural, antiadherente y 8 veces más duradero que los revestimientos tradicionales.

Gabriel Navarrete, gerente de marketing de Oster Chile, explica que “infundir superficies con aceite antes de ser usadas por primera vez es una práctica muy necesaria. Eso garantiza la vida útil del utensilio y ha sido usada durante muchos siglos por distintas culturas. Hoy hemos logrado combinar esta técnica milenaria con toda la tecnología y beneficios que ofrece el recubrimiento Bioceramic”.

Y, en efecto, además de ofrecer las ventajas propias de un infundido tradicional, el recubrimiento Bioceramic de Oster mejora la antiadherencia y es muy fácil de lavar. Basta con pasar un paño o esponja suavemente para quitar cualquier resto de ingrediente presente en la olla luego de ser usada.

“Además, Bioceramic es un recubrimiento completamente natural, hecho sobre la base de minerales y libre de PTFE & PFOA. Es mucho más seguro y saludable, junto con facilitar una cocción de los alimentos hasta un 20% más rápido”, finaliza Navarrete.


Recibe nuestras novedades

google-site-verification: googlee8a86153e21b9197.html

Te invitamos a que nos dejes tus datos para seguir en contacto y enviarte nuestras últimas novedades.

Al hacer clic en enviar, aceptas compartir tu dirección de correo electrónico con el sitio y con MailChimp para recibir actualizaciones y otras informaciones del propietario del sitio.

No compartiremos tu información con ninguna otra persona o empresa.

Utiliza el enlace de cancelación de suscripción de esos correos electrónicos para eliminar tu suscripción en cualquier momento.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.
Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: