martes, mayo 28, 2024
ElegidosEventos

Día Internacional del Riesling: Un viaje por aromas y sabores

Compártelo:

Cada 13 de marzo se celebra el Día Internacional del Riesling, una cepa noble originaria del valle del Rin, en Alemania. Sus vinos se adaptan a una gran variedad de ocasiones y maridajes, favoreciendo la conquista de paladares por su versatilidad y complejidad.

Los orígenes de la cepa se remontan entre los siglos XVIII y XIX en las laderas de ese valle germano, donde los viticultores cultivaron esta uva de piel delgada. Conocida por su capacidad para reflejar el terruño en el que se cultiva, sus vinos son conocidos por su distintivo equilibrio entre acidez refrescante y dulzura sutil. También por su amplia gama de aromas, que van desde cítricos y florales hasta minerales y especiados. Además, los vinos Riesling se clasifican según su nivel de azúcar residual, desde secos hasta dulces.

Los secos son los más comunes, con aromas a manzana verde, cítricos, flores blancas y durazno. Los semi-secos y dulces ofrecen notas de miel, damasco y especias.

Un maridaje perfecto para cada ocasión

Para disfrutar al máximo de la experiencia del Riesling, se recomienda servirla a una temperatura entre 8°C y 10°C. Esta temperatura más fresca resalta su acidez y sus aromas delicados, permitiendo que los sabores se expresen plenamente en el paladar.

La acidez vibrante del Riesling lo convierte en un aliado perfecto para cortar la grasa de platos como pescados grasos, carnes blancas, quesos cremosos y comida asiática. Se trata de un vino que realza los matices y sabores de cualquier plato.

De esta forma, los más secos son ideales para maridar con ensaladas, mariscos, sushi y platos especiados. Los semi-secos y dulces, en tanto, armonizan con postres de frutas, quesos azules y foie gras.

Consejos para disfrutar del Riesling

La temperatura ideal para servir un Riesling seco es entre 8 y 10°C. Los Riesling dulces se pueden servir un poco más cálidos, entre 10 y 12°C. Asimismo, aquellos con crianza en barrica pueden beneficiarse de la decantación.

Y para que disfrutes de la experiencia de probarlos, acá te damos a conocer algunas excelentes recomendaciones que nos ofrecen nuestros amigos de La Vinoteca.

– Casas del Bosque Riesling. De tierras profundas y arenosas con sectores de arcilla negra, es un Riesling de color pajizo pálido proveniente del Valle de Casablanca. En nariz exhibe delicados aromas a cáscara de limón, damasco y un toque de jalea de membrillo por la inclusión de algo de botritis noble. En boca es denso y jugoso, de acidez balanceada y con un final largo y mineral.

– Sierras de Bellavista Riesling. Originario del Valle de Colchagua, destaca por una boca intensa de taninos firmes, buena estructura y gran mineralidad. Si bien hay aromas a duraznos y flores, lo más relevante es el sabor a piedras, lo que refleja fielmente la cordillera, las rocas y la nieve del invierno.

– Casa Silva Lago Ranco Riesling. De color amarillo pajizo limpio y brillante. Aromas a limón sutil, manzana verde, durazno blanquillo, membrillos frescos, flores del limón y toques de petróleo. En boca es de acidez alta, mineral, de gran carácter varietal, es floral, filoso y de final largo. Originario del Valle de Osorno.

Encuentra éstos y otros ejemplares en todas las tiendas de La Vinoteca en la Región Metropolitana, Viña del Mar o Puerto Varas, como también en su sitio web.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido