Ya no tienes excusas para botar el pan añejo

Estudios recientes señalan que el pan está presente en el 96,3% de los hogares chilenos y cada uno de ellos desecha al año más de 60 kilos de pan añejo. Pero la tendencia del Trash-Cooking permite encontrar formas de dar una nueva vida a ese pan que muchas veces termina en el bote de la basura, y de paso, economizar. Basta tener una licuadora con un motor poderoso (idealmente 2 caballos de fuerza) y muchas ganas de preservar los alimentos, para acabar con cualquier tipo de excusa.

Karime Harcha, amante de la cocina, entrega a continuación una deliciosa receta de galletas de pan rallado con avellana chilena y chocolate blanco.

«En el caso de la licuadora, mi recomendación es secar primero el pan añejo en una freidora de aire o en un horno a 120°C por 15 minutos. Luego molerlo en una licuadora», dice Karime.

Ella recomienda una licuadora con un potente motor, como la Oster Xpert Series con tecnología ActiveSense por su inteligencia. «Después del triturarlo inicialmente con 2 toques oprimiendo el botón de «Pulso», la programo y ella sabe perfectamente lo que tiene que hacer. Su motor poderoso de 2 caballos de fuerza y su tecnología reversible permite un resultado homogéneo, gracias también a el tamaño de sus cuatro cuchillas».

Otra sugerencia para el pan añejo es que debe ser cortado en lonchas o trozos relativamente pequeños. Así se seca mejor y se evita que quede húmedo en el centro, evitando que las máquinas hagan un esfuerzo innecesario.

¿Cómo conservar el pan añejo rallado? «Mi recomendación es conservarlo en frasco de vidrio tapado para tenerlo disponible en todo momento. En caso de tener mucho acumulado, sugiero los frascos tipo americanos y usar la Tapa Selladora FoodSaver para frascos conserveros. Ello permite sellar al vacío y evitar que el pan se humedezca y genere hongos».

Galletas de pan rallado con avellana chilena y chocolate blanco

Ingredientes

  • 150 gr. de pan añejo rallado.
  • 80 gr. de mantequilla.
  • 80 gr. de azúcar.
  • 1 huevo.
  • 30 gr. de avellanas chilenas molidas finas.
  • 50 gr. de harina de trigo.
  • 1 cdta. de polvos de hornear.
  • 1 cda. de leche o crema o yogurt.
  • 30 gr. de almendras trituradas no molidas finas.
  • 30 gr. de chocolate blanco picado en mini trocitos.
  • 1 cdta. de vainilla.

Preparación

Mezcla en un bol el pan añejo rallado, la harina, el polvo de hornear, el azúcar y la avellana molida. Reserva.

Mezcla en la batidora con la herramienta de «pala» o «lira» y bate la mantequilla con el azúcar hasta que esté blanco. Luego, incorpora el huevo y seguir mezclando, y a continuación la vainilla y la crema.

Cambiar a la herramienta de amasar («cola de chancho») y agrega los secos reservados. Inmediatamente, amasa hasta unir. Si quedara muy seco, agrega algo más de leche o crema. Finalmente introduce los trocitos de avellanas chilenas y chocolate blanco, y une todo muy bien para que se incorpore a la masa.

Precalienta el horno eléctrico en 180°C.

Da un golpe de frío a la masa por 10 minutos y luego forma las galletas en bolitas pequeñas, aplástalas con un tenedor y disponlas en una bandeja fría de horneo. Cúbrelas con papel mantequilla.

Hornea por 10 minutos sin que se doren demasiado, sácalas y pásalas, aún calientes por azúcar granulada (opcional). Finalmente enfría en una rejilla y guarda.

La textura debe ser crocante y puedes aromatizarla con lo que quieras.

¡Anímate a cambiar los ingredientes que dan sabor!

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: