Los mejores secretos parrilleros para disfrutar este verano

Compártelo:

Los primeros asados del año pueden ser la opción perfecta para hacer aún más especiales las templadas noches del verano. Se trata de darse un gusto con los mejores cortes y usando secretos parrilleros sugeridos directamente por los especialistas de “El Carnicero”.

Si tus vacaciones deben esperar o el presupuesto del descanso 2023 está más restringido, una “vaquita” con amigos o familia te ayudará a resolver el problema. “Un asado con la familia o los amigos en verano es un panorama para el que no tenemos excusas, y en el actual momento puede llegar también a ser una opción más conveniente. Tanto por la posibilidad de comer bien a un buen precio, como por volver a reunirnos en un espacio más íntimo”, señala Catherine Escobar, gerente comercial de la firma.

Se espera que los viajes de vacaciones de los chilenos aumenten, pero que la mitad de estos se realice a casa de familiares y amigos. Ahí es donde la parrilla surge como una parada obligada.

“Las opciones son diversas”, agregó Escobar. “Ya sea que la idea pase por hacer un picoteo para una conversación amena por la noche, como un almuerzo numeroso la tarde del domingo. Los cortes tradicionales de vacuno siempre serán una opción para irse a la segura, pero el clásico pollo también aporta para hacer más diversas las opciones”.

Cortes como el huachalomo, la sobrecostilla o la palanca pueden ser buenas opciones por alrededor de los $8 mil el kilo. Si el presupuesto está más holgado, algunos cortes especiales, como el tomahawk, o los clásicos lomos, liso y vetado, rondan los $14 mil. Algunos de los factores para decidir pasan por el estilo de la reunión o, eventualmente, la cantidad de comensales.

El asado perfecto

Más allá de la elección, los verdaderos maestros parrilleros demuestran su potencial ante diversos retos: cortes, tipos de fuego y gustos de los comensales. Para ello, varios son los tips que permiten a los grandes asadores “salir jugando”, aun en los escenarios más difíciles.

Vuelta y vuelta: Los expertos de la carne no se andan con demasiadas vueltas. La recomendación que no falla es que los cortes se cocinen de forma pareja: solo una vuelta por lado es suficiente para alcanzar una cocción adecuada. Dependiendo del tipo de corte, lento o rápido, o del punto deseado, es fundamental lograr un óptimo sellado y partir siempre por el lado de la grasa.

No extender demasiado los tiempos de cocción. La idea es que el grosor de la carne no supere los dos centímetros. Con medallones o trozos que no superen un kilo.

No cortarás la carne en el mismo sentido de la fibra. Incumplir este mandamiento parrillero es el camino más rápido hacia el desastre: que los medallones pierdan toda su jugosidad interior.

Para cortes gruesos y de largo aliento. Una técnica infalible es sellar a fuego alto y cocinar a fuego lento. Esto se logra teniendo a disposición una zona de la parrilla con mucho fuego, ocupando las brasas que se sueltan para obtener un calor bajo y constante.

¿Parrilla eléctrica en el balcón? Cuide su templo y prefiera utensilios de madera o silicona para no rayar el telón. Si usa cuchillos metálicos durante la cocción lo más probable es que termine rayando la parrilla y quitándole todo el jugo y sabor a la carne.

A prueba de expertos. Para saber cuándo el asado está listo, los más avezados sólo se valen del tacto o su experiencia. Una técnica rudimentaria, pero muy efectiva, es la de pinchar un trozo hasta el centro y mantener el fierro por cinco segundos. Luego, tocar los labios y verificar si está caliente o no (eso probará que la carne está a punto). Si lo suyo no es la sensibilidad, en el mercado hay varios termómetros disponibles.

La paciencia hace a un buen asador. Y la última prueba es dejar reposar por varios minutos el corte. A pesar de los reclamos del público, el cocinero debe darle al menos cinco y hasta diez minutos, dependiendo del grosor. De esta forma, los jugos internos se asienten y toda la espera valga la pena.

La calidad de un parrillero también se mide por su elegancia. Limpiar la parrilla es tarea obligada cuando la carne ya es historia. Para esto, la forma más rápida y sencilla es verter agua caliente y temperar el metal antes de retirar los vestigios del asado.


Recibe nuestras novedades

google-site-verification: googlee8a86153e21b9197.html

Te invitamos a que nos dejes tus datos para seguir en contacto y enviarte nuestras últimas novedades.

Al hacer clic en enviar, aceptas compartir tu dirección de correo electrónico con el sitio y con MailChimp para recibir actualizaciones y otras informaciones de interés.

No compartiremos tu información con ninguna otra persona o empresa.

Utiliza el enlace de cancelación de suscripción de esos correos electrónicos para eliminar tu suscripción en cualquier momento.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: