Consejos para ahorrar en la cocina debido a la mayor inflación

La inflación acumulada a noviembre alcanzó un 6,7% y las proyecciones indican que terminará el año sobre los 7 puntos. Eso es algo inusual en una economía como la chilena, lo que afecta fuertemente a los bolsillos de millones de personas.

Para mitigar los efectos es posible recurrir a algunas prácticas fáciles de implementar y especialmente en la cocina, uno de los lugares que más “gasto” generan los hogares. Un grupo de amantes de la gastronomía prepararon distintas recomendaciones, que bien pueden aliviar muchos presupuestos.

El pan

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), cada familia chilena desperdicia 63,3 kilos de este alimento al año. Cifra preocupante considerando que el pan ha subido fuertemente de precio en el último tiempo. Es por ello que Alessandra Riveros recomienda hacer pan de masa madre en casa.

Se trata de un fermento natural sobre la base de agua y harina, la mezcla original con la que se elaboraba el pan antiguamente y que hoy recobra aún más fuerza. Es un proceso sencillo, pero lento, ya que implica dejar fermentar la masa por largas horas. Al ser un fermento natural, la masa madre contiene microorganismos y bacterias con capacidad de crecer simplemente añadiendo más agua y harina. Es por ello que con un poquito de masa madre se pueden obtener miles de panes durante años e, incluso, siglos.

Según la experta, además de elaborar en casa utilizando agua y harina (blanca e integral), es posible congelarlo al vacío utilizando sistemas como FoodSaver. Para esto, solo basta con rebanar el pan utilizando un buen cuchillo y almacenarlas en contenedores, que es posible abrir y volver a sellar en segundos. 

La carne

Es uno de los alimentos que más ha subido en los últimos meses y, por ende, los expertos recomiendan optar por cortes más baratos e igual de efectivos. Uno de ellos es Santiago Rodríguez, quien sugiere utilizar huachalomo para hacer una preparación de lomo o plateada deshilachados, con el que se obtiene el mismo resultado.

El secreto, según el experto, está en prepararlo en una olla eléctrica (como la Multi-olla Rápida de Oster), utilizando la función de cocción a presión o cocción lenta. De esta forma es posible dejar el corte igual de blando que de la manera tradicional.

Trash Cooking para distintos alimentos

Es una tendencia que ha crecido con fuerza en los últimos años y que apunta principalmente a reducir el desperdicio de alimento. La clave está en la utilización de las partes que habitualmente botamos. Y con el escenario económico actual, toma un nuevo sentido.

Gabriel Cifuentes es uno de los referentes de esta tendencia en Chile, quien comenta al respecto. “El Zero Waste o Trash Cooking se basa principalmente en crear platos nuevos y experiencias gastronómicas. Se hacen a partir de los residuos de comida que terminan siendo utilizados para compost o derechamente van a la basura”.

Cáscaras de papas o tallos de acelga son algunos de los alimentos que se pueden aprovechar para hacer chips en lugar de comprar papas fritas envasadas. O bastones apanados en vez de preferir un delivery, por ejemplo.

El gas

Es un insumo habitual y muy importante en las cocinas, y -debido a su precio- la actual tendencia es utilizar sistemas eléctricos que cumplen las mismas funciones. Con ello se realizan las mismas preparaciones, pero en menos tiempo y con resultados muy satisfactorios.

En esta categoría están las ollas eléctricas, para preparar una amplia variedad de platos y postres; freidoras de aire u hornos con freidora de aire incorporada. Por ejemplo, las Multi-ollas de Oster logran preparaciones hasta un 70% más rápido, pudiendo -por ejemplo- tener listo un pollo en distintos formatos en sólo 30 minutos. O una cazuela en apenas 50 minutos, y postres como Crème Brûlée en casi 35 minutos.

Además, consumen menos. En la función de cocción lenta, la olla eléctrica puede emplear sólo 75W en temperatura baja, y hasta 2010W en alta.

Aceite

Es un infaltable en cualquier preparación y habitualmente se usa más de un litro para freír. Pero ya no es necesario utilizar una botella completa para lograr buenos resultados, sin considerar lo poco saludable que es consumirlo en grandes cantidades.

Las freidoras de aire con funciones automáticas han entrado con fuerza, precisamente porque permiten lograr frituras mucho más sanas. Y, en el caso de Oster, utilizando un 99,5% menos de aceite.

El secreto está en la circulación de aire caliente a altas velocidades, lo que genera gran crocancia, sabor y frescura en vegetales, carnes, snacks, postres y mucho más.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: