Vendimia 2020, la más temprana en 20 años

Como la cosecha más temprana de los últimos veinte años será recordada la vendimia 2020 que inició en febrero y finalizó a mediados de abril. También lo será por el desafiante contexto en el cual se desarrolló, como lo es la pandemia por COVID-19.

Desde diez hasta casi treinta días en algunos viñedos se anticiparon las fechas para comenzar con la actual vendimia. Las razones se debieron principalmente por la sequía, las altas temperaturas y las heladas ocurridas en la primavera del 2019.

De acuerdo a lo anterior, la temporada 2019-2020 resultó ser más cálida que el registro histórico y que la cosecha inmediatamente anterior. Todo ello bajo un déficit extremo de precipitaciones en invierno y durante la temporada de crecimiento y madurez, que permitieron producir uvas sanas.

“Está relacionado no sólo por las condiciones climáticas donde hay sequía, sino también por el aumento de temperaturas en meses como noviembre. Está considerado el más cálido de los últimos 110 años en la zona central. Y también en enero, que fue más caluroso de lo normal. Además, se presentaron heladas que tuvimos en septiembre, octubre y algunas en noviembre en ciertos sectores del Maule, las cuales afectaron los rendimientos». Así lo asevera Eduardo Jordán, director técnico y enólogo de Miguel Torres Chile.

Menores rendimientos

De acuerdo a Gerardo Leal, gerente de Viticultura de Santa Rita Estates, “los estados fenológicos fueron adelantados, incluyendo la madurez de azúcar. Pero con menor grado alcohólico, lo cual adelantó el comienzo de la vendimia en 15-20 días”.

En comparación a la temporada 2019, el enólogo indica que “las producciones caerán en forma importante, alrededor de un 20 a 25%, y en aquellos lugares donde las heladas afectaron fuertemente, han llegado al 50% ya con la cosecha realizada, sobre todo en variedades de brotación más temprana como son el pinot noir y chardonnay”.

Jordán agrega que «hay zonas que tienen prácticamente un 50% menos de uva y muchas variedades en esos lugares se han adelantado. Claramente las fechas de cosecha no sólo se han iniciado antes por las temperaturas, de igual modo hay un efecto de adelanto por la menor cantidad de uva. Lo que permite que la planta haga madurar la fruta más rápido”.

Los rendimientos iniciales de la vendimia 2020 fueron buenos de acuerdo a las condiciones climáticas (en número de racimos y número de bayas). Sin embargo, fueron mermados por dos factores. Uno fue el efecto de heladas en algunos valles (como Casablanca y Palmilla) y, la otra, baja disponibilidad de agua en zonas como Maipo, Casablanca, Colchagua y Curicó. Eso ocurrió debido a las escasas lluvias durante el invierno y las menores tasas de riego por la falta de agua.

Ante el actual escenario, Jordán indica que la acidez en la uva no ha bajado de manera significativa, lo cual es positivo para un año caluroso. “Estamos conformes con los resultados a la fecha, pues observando las condiciones climáticas habríamos esperado que las acideces fueran mucho más bajas. Apostamos por los balances y no por preferir factores por separado, más bien el equilibrio que se produce entre grado alcohólico, Ph y la acidez total”.

Uvas tintas y blancas

En cuanto a las variedades, Sebastián Labbé, enólogo de Santa Rita, destacó especialmente el Cabernet Sauvignon de Alto Jahuel, en el valle del Maipo. “La vendimia 2020 fue un gran año para el Cabernet Sauvignon. En general, encontramos fruta fresca y notas florales como la violeta. Se dio un gran balance natural en las uvas entre alcohol y acidez, lo que asegura una larga vida para los exponentes de esta temporada”.

Asimismo, comentó que “las condiciones de la cosecha 2020 fueron notables para el Carmenere de Apalta, en el valle de Colchagua. Todo fue cosechado en marzo, consiguiendo buenos niveles de madurez y excelente balance entre alcohol/acidez. Este balance no se consigue todos los años, por eso celebramos cosechas como ésta”.

Por su parte, Emily Faulconer, enóloga jefe de Viña Carmen, se refirió a los blancos. “El Sauvignon Blanc del valle de Casablanca adelantó su cosecha aproximadamente en un mes. Trabajamos con distintas fechas de cosecha para buscar complejidad y diversos perfiles. Los resultados son muy atractivos, encontrando un balance entre los frescos aromas herbales y las notas cítricas aportadas por aquellos cuarteles con mayor madurez. En boca encontramos mucha frescura, una acidez punzante y bajos pH”.

Con respecto al Chardonnay de Limarí, agregó que “la vendimia 2020 de uvas para base espumante se adelantó una semana. Y para vino tranquilo, se adelantó entre 10 y 15 días, dependiendo del sector. Excepcionales resultados en esta variedad, vinos tensos, austeros y elegantes. En boca con gran largo y verticalidad, se dejan ver muchos sabores salinos dentro del equilibrio”.

Eduardo Jordán, de Miguel Torres Chile, no considera que este sea un año malo, pues cada temporada tiene su lado positivo y una historia distinta. “Eso es lo especial y único de los vinos. Las recetas no sirven, cada cosecha te va cargando de conocimiento y desafíos. Un año, además, con el reto de sacarlo adelante con la pandemia del COVID-19, que ha afectado a la mayoría del mundo. Pero, afortunadamente, tenemos un tremendo equipo, el cual se ha dedicado a sacar su trabajo adelante con una dedicación especial”, finaliza.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: