miércoles, abril 17, 2024
ComidaGastronomía

Tendencias que transforman la chocolatería en América Latina

Compártelo:

Dulce, suave, versátil e irresistible. Así es el chocolate, un producto que reúne a millones de fanáticos en todo el mundo que se dejan seducir por su sabor y múltiples propiedades. Chile no escapa de esa tendencia y hoy se sitúa como el país latinoamericano con más altas cifras de consumo, alcanzando un promedio anual de 2,1 kilos por persona, muy por delante del segundo, Brasil, con 1,3 kilos.

Si bien está presente todo el año y en todo momento, cada 13 de septiembre se celebra el Día Internacional del Chocolate. La fecha homenajea el nacimiento de importantes impulsores de la industria. Entre ellos está el británico Robert Dahl, célebre autor del libro Charlie y la Fábrica de Chocolates, obra que ha fascinado por décadas a grandes y chicos.

Remotos orígenes

El origen del cacao se remonta a hace más de 3 mil años en América, específicamente en las tierras de México y Ecuador. En esos años era conocido como un “alimento de dioses”. Para la civilización Maya, el cacao era un alimento mágico y sagrado que, según se aborda en el libro “La Fiesta del Chocolate” de La Fête Chocolat, ocupaba un lugar de honor en el panteón de los dioses.

Hoy existen pruebas arqueológicas que demuestran su origen. Geográficamente, el chocolate se originó en la zona donde hoy se ubica el Ecuador y no en Centro América como se presumía previamente. Una investigación importante en este sentido es la realizada por el arqueólogo Francisco Valdez en un sitio denominado Palanda, en la provincia de Zamora Chinchipe en la Amazonía Ecuatoriana. Allí encontró evidencias de los primeros vestigios de cacao domesticado en las vasijas de la cultura Mayo-Chinchipe.

En casi todas las lenguas originarias de México y Centroamérica, el cacao era conocido como kakaw. Y las personas que lo cultivaban, realizaban una ceremonia en honor a tres divinidades: Chac, dios de la lluvia; Hobnil, dios de la fertilidad y Ek Chuah, dios de los mercaderes y del cacao. Incluso, para que los muertos iniciaran su viaje hacia el más allá, se les dejaba una provisión de cacao en la tumba.

Por aquel entonces lo que los aborígenes consumían era el mucílago, la pulpa gelatinosa y blancuzca que cubre los granos. Del chocolate como tal ni hablar. El primer encuentro entre un hombre europeo y las semillas de cacao ocurrió algunos años antes de la Conquista de México. Y, como indican los registros, Hernán Cortés fue quien llevó por primera vez a Europa, en particular a España, los primeros granos de cacao. Los españoles poco a poco se fueron familiarizando con la bebida de cacao hasta que se popularizó en el país y también en otros territorios, como Italia y Francia.

Llegada a Europa

“La masificación del chocolate llegó con la época de las máquinas. Momento en que la fabricación de la pasta de cacao se benefició de una serie de innovaciones técnicas. La chocolatería fina y los formatos que conocemos no habrían sido posibles sin las innovaciones técnicas del siglo XIX, como el conchado, que permite disminuir sus notas más ácidas y amargas”, comenta Álvaro Gaete, chocolatier de La Fête Chocolat.

El especialista agrega que “el chocolate es un alimento excepcional, con un origen que data de miles de años, y que siempre estuvo ligado a beneficios para la salud de quienes lo consumían. Es un producto cargado de historia y de magia”.

Más allá del lugar donde nació, lo cierto es que el chocolate se ha vuelto un producto cada vez más popular. Y, con el paso del tiempo, se han ido derribando mitos en torno a si es conveniente incluirlo en nuestra dieta. “El consumo moderado de chocolate es muy recomendable. Hablamos de un alimento nutricionalmente muy completo, ya que contiene hidratos de carbono y proteínas. Además, aporta minerales como fósforo, calcio, hierro, así como vitaminas del complejo B, que estimulan la circulación y la transmisión de los impulsos nerviosos”. Así lo comenta Ximena Rodríguez, directora de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Bernardo O’Higgins, agregando que es un poderoso antioxidante que previene la aparición de enfermedades cardiovasculares y cerebro vasculares.

“Es un alimento milenario que, al contener feniletilamina, se convierte además en un antidepresivo natural que incrementa los niveles de serotonina en el cerebro. Así ayuda a mejorar el estado de ánimo de las personas», agrega el chocolatier de La Fête.

Un bocado sostenible

Como parte elemental del universo culinario, la industria chocolatera, sigue sorprendiendo con su constante evolución y su capacidad para reinventarse. En este emocionante viaje hacia la creatividad e innovación, la empresa belga Puratos presentó los resultados más actuales del estudio Taste Tomorrow 2023. Se trata del ecosistema más grande a nivel mundial para la comprensión de los consumidores, sobre las tendencias emergentes que están dando forma al nuevo horizonte de la chocolatería.

La protección a los productores de cacao forma parte de las nuevas tendencias en la industria del chocolate.

Así se supo que entre los corazones latinoamericanos, el sabor persiste como pilares inquebrantables al elegir productos de pastelería y chocolatería. En un mundo lleno de posibilidades, el 75% de los consumidores aún se inclina por deleitarse con delicias dulces tradicionales. En esta travesía hacia los clásicos, se anhela la comodidad de lo familiar, un abrazo de sabores que transportan a momentos compartidos.

Sin embargo, lo tradicional comienza a ser verde. La conciencia ambiental se proyecta como una inspiración, impulsando a los amantes de las tendencias a buscar alternativas amigables con el medio ambiente que se integren a su estilo de vida. Esta búsqueda de autenticidad y sostenibilidad refleja un cambio de mentalidad, una promesa de responsabilidad hacia el planeta y las próximas generaciones.

Latinoamérica pionera

A medida que los consumidores se comienzan a preocupar más por el medio ambiente y su entorno, aumenta su interés por conocer de dónde provienen sus alimentos. O los productos que compran, lo que influye cada vez más en sus decisiones de compra. Aquellos que destacan han sido los latinoamericanos, siendo pioneros de esta tendencia.

Según el estudio Taste Tomorrow 2023, el 75% de los amantes de la chocolatería en la región latinoamericana comparten un gusto por productos de cacao con raíces sostenibles. Y es que la sostenibilidad destaca como prioridad para guiar a las empresas hacia la adaptación e innovación.

El cacao proveniente de la Costa de Marfil es un ejemplo claro de esta transición hacia la sostenibilidad. Más allá del placer en cada bocado, el chocolate ahora lleva consigo una narrativa de conservación. El cultivo responsable en la se convierte en una inversión en el futuro, sosteniendo tanto a la naturaleza como a las comunidades locales que lo resguardan.

“Estamos frente a un consumidor más consciente, que se hace preguntas y que exige mejores conductas a las compañías. La industria del cacao aún arrastra mucha inequidad social y daños al medio ambiente. Y, desde América Latina, estamos comprometidos a dar un giro a esa historia”, indicó Santiago Peralta, fundador de la marca ecuatoriana Pacari. De hecho, el ejecutivo instauró un modelo de comercio directo, internacionalmente reconocido, que beneficia a más de 4 mil agricultores. Cada uno de ellos recibe un pago mayor por el cacao que extraen bajo el compromiso de resguardar la biodiversidad.

En este sentido, el ejecutivo explica que es clave considerar que no todos los chocolates son lo mismo. “Antes se creía que el chocolate con más cacao, o chocolate amargo, era menos sabroso o provocaba menos placer. Hoy se ha demostrado que no es así, las personas lo buscan y lo prefieren, motivados por no sólo por el cuidado de su bienestar, sino por su buena experiencia tras probarlos”. Así lo asegura Peralta, quien comenta que los chilenos están prefiriendo lo orgánico, porque valoran los beneficios a su salud y al medioambiente.

Envases futuros

La conversación sobre agricultura sostenible no ha dejado de crecer en el último año, y el chocolate ha sido la prioridad. Sin embargo, los consumidores han llevado este movimiento más allá, priorizando la presencia de la sostenibilidad en toda la cadena de suministro.

El eco-envoltorio lidera la lista de prioridades, seguido de cerca por el respeto hacia los agricultores, la trazabilidad de ingredientes y la minimización de desechos. Estos son los temas favoritos y los más buscados en internet, según Taste Tomorrow 2023, con el 70% de los exploradores de sabores buscando productos sin envases o empaques con la promesa de sostenibilidad. Y en Latinoamérica, 8 de cada 10 encuestados creen que todos los productos alimentarios deberían venderse en empaques sostenibles.

Esto hace hincapié a que la industria del chocolate se enfrenta a uno de los retos más grandes de la actualidad. Siendo la sostenibilidad uno de los pilares definitivos para las empresas del chocolate actualmente.

Para que celebres

En el marco de esta celebración, La Fête Chocolat ofrece a los amantes del chocolate la oportunidad de explorar una amplia variedad de creaciones icónicas en torno al cacao, con descuentos especiales en sus productos cada semana.

Estas promociones las puedes encontrar en tiendas físicas a lo largo de todo Chile y en la tienda en línea Lafetechocolat.com. Ellas incluyen productos emblemáticos tales como la línea Petit délice (trufas, perlas, caviar, Sphére, calugas y cubos de chocolate) y las colecciones Rouge, Bleu y Blanc Mix sin azúcar añadida. También la exclusiva caja Sabores de Chile (con bombones rellenos de frutos y hierbas representativas del territorio nacional), así como la colección de Dragée y sus clásicas barras.

La chocolatería cuenta con despacho express y programado gratis por compras iguales o superiores a $35.000, a través de su sitio web.


Suscríbete a nuestro newsletter

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido