Proyecto impulsará ventas de pequeños viticultores

La Familia Torres lidera un nuevo y singular proyecto en nuestro país, con el cual busca apoyar a una colectividad de pequeños viticultores. El objetivo es dotarlos de las herramientas necesarias para mejorar sus procesos de manejo en el campo, y lo más difícil, comercializar sus vinos.

“Queremos que dejen de vender su uva enfrentando precios muy bajos cada año y pueda asegurar su comercialización en mejores condiciones. Buscamos que expresen la identidad de su viña, que nos cuenten su historia de vida y la enseñen en una botella de vino. Tal como sucede en las grandes regiones vitivinícolas del mundo”, señala Miguel Torres Maczassek, director general de la viña Miguel Torres Chile.

Avanzar por etapas

En la primera etapa del proyecto se seleccionó a un grupo de viticultores, con un nivel de compromiso importante con este programa de largo plazo. Comprende la compra de la uva, la elaboración y comercialización de sus vinos mediante la red de distribución que pondrá a disposición Miguel Torres Chile. En su comienzo esta iniciativa ha considerado a productores del valle del Itata, en la región de Ñuble. A ellos se les impartieron diferentes talleres a través de INDAP, estableciendo alianzas productivas que fueron en ayuda directa para estos viticultores.

Otro atractivo del proyecto es que se desarrollará un trabajo focalizado en cepas ancestrales: Moscatel, Cinsault, Carignan y País. Ellas se han convertido desde hace algunos años en uno de los ejes fundamentales de rescate y trabajo para Familia Torres. De esta forma nace la línea Héroes del Vino, proyecto especial inspirado en recuperar la esperanza y el entusiasmo de los pequeños productores.

“Lo llamamos así porque para nosotros ellos son verdaderos héroes, los guardianes de las variedades antiguas con historias de vida muy fuertes. Su trabajo duro debe poder mantener un negocio que les permita vivir dignamente y no tener que dejar el campo. Es lo más importante”, asevera Torres.

El primer héroe

Tenaz es el nombre del primer vino que da vida a la exclusiva colección Héroes del Vino, exponente elaborado por José Miguel Castillo. Es elaborado con uvas de antiguas vides de Cinsault que conviven con plantas de cepa país, en sus campos emplazados en el secano interior del Valle del Itata. Proveniente de una familia que lleva décadas dedicadas a la viticultura, José Miguel fue comprando y plantando sus propios viñedos. “Antes yo hacia mi propio vino. Lo hacía en fudres grandes y lo vendía a granel, los clientes venían y llenaban sus garrafas. Un negocio muy típico de la zona. Pero ahora sólo puedo vender las uvas y actualmente hay menos compradores”, recalca el pequeño productor.

El inspirador manifiesto de esfuerzo de este viticultor se forja en los privilegiados paisajes y el entorno que surgen alrededor de sus viñedos. También lo hace en los delicados cuidados que entrega a cada una de sus vides y, por sobre todo, en las tradiciones ancestrales que todavía ejerce para mantener vivo este legado.

Eduardo Jordán y José Miguel Castillo.

“El negocio de la uva ha estado muy malo, se pagan precios que son realmente una miseria y no dan el sustento para seguir adelante. Por eso para mí este nuevo negocio con la viña Miguel Torres Chile es una oportunidad muy buena, es una bendición. No sólo por poder venderles mi uva a un precio justo, sino también por la capacitación recibida. Me hace ilusión que de mi viña nazca finalmente un vino. Será hermoso poder decir: en tal país está mi vino hecho de Cinsault del secano interior del Valle del Itata”, agrega José Miguel Castillo.

Eduardo Jordán, director técnico y enólogo de Miguel Torres Chile, señala que “el viñedo está ubicado en la localidad de Guarilihue, en el sector de Huaro. Distante a unos 22 kilómetros del mar, por esa razón recibe una importante influencia marítima de la fría costa de Itata. Los suelos que dan vida a las vides contienen una matriz granítica con alto contenido de arcilla, de considerable profundidad y de baja fertilidad. Eso permite un control natural del vigor de las plantas”.

Características únicas

Tenaz añada 2019 es un vino con Denominación de Origen Valle del Itata, elaborado 100% de cepa tinta Cinsault. Es un genuino representante de las particularidades de la zona de Huaro, con una edición de sólo 10.000 botellas. Al probarlo, una fruta roja silvestre, más recuerdos a infusiones y hierbas se exhiben en la nariz. En tanto, en el paladar es un vino refrescante, tenso y rústico, que además muestra una longitud maravillosa, la que ciertamente invita a una segunda copa. 

Tenaz Cinsault 2019 del Valle de Itata está disponible de manera exclusiva en la carta de vinos y tienda de La Bodeguita Miguel Torres en Santiago. Y también en la tienda online de Grandes Terruños a un valor de $14.990, con despacho gratis en la Región Metropolitana por compras superiores a $30.000. Para consultas y/o cotizaciones sobre este producto elaborado por pequeños viticultores puedes escribir a contacto@grandesterrunos.cl.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: