Los diez mejores enólogos de Sudamérica

Tim Atkin, reputado crítico inglés y Master Wine, escogió a los diez mejores enólogos de Sudamérica. Este reporte fue publicado a fines de marzo por la influyente revista británica Decanter.

En el artículo aparecen cinco enólogos chilenos: Julio Bouchon, de Bouchon Family Wines; Marcelo Retamal, de Viña De Martino y Viñedos Alcohuaz; Francisco Baettig, de Viña Errázuriz y Viñedo Chadwick; Leonardo Erazo, de Altos Las Hormigas y Rogue Vine (Argentina y Chile); y Rafael Urrejola, de Viña Undurraga.

De Julio Bouchon, Atkin señaló que «Bouchon solo ha estado manejando el negocio durante tres años, pero lo está tomando en una nueva dirección radical». Agregó que el resultado ha sido un cambio en las cepas cultivadas principalmente en el secano, como Semillón, Carignan, Malbec y País. Además, informó que, «como la mayoría de la nueva generación de productores, Bouchon solo utiliza foudres, tanques de cemento y ánforas para fermentar y envejecer sus vinos».

A su vez, y respecto de Marcelo Retamal, el periodista especializado dijo que «es el enólogo más influyente de Chile. Un hombre que ha tenido un impacto radical en la forma en que su país produce vino. Con un gran recorrido, además de un ávido consumidor de vinos de otros países, Retamal es tan creativo como abierto». Añadió que «ha sido una de las figuras clave en el renacimiento de la región de Itata, promoviendo el uso de ánforas y uvas tradicionales como Cinsault y Moscatel. Pero elabora vinos de origen terroir en todo Chile».

En cuanto a Francisco Baettig, el Master of Wine inglés elogió su estilo, asimilándolo al de enólogos europeos. “La aproximación a su oficio está constantemente cambiando, influido por las experiencias o los viajes al extranjero. Baettig es una presencia silenciosa y pensativa en la bodega, quien favorece la elegancia y el terroir por sobre la madera y la potencia”.

Al hablar de Leonardo Erazo, el escritor de vinos destacó que su trabajo en las bodegas a ambos lados de Los Andes no podía ser más diferente. «Sin embargo, el enfoque es notablemente similar: viñas viejas (donde sea posible), poco o nada de roble y mínima intervención». También resaltó su maestría en Stellenbosch, en Sudáfrica en 2009, y el hecho que «comparte algunas de las ideas de la nueva generación de productores de vino del Cabo».

Por último, pero no menos importante, mencionó a Rafael Urrejola y sus gustos eclécticos. «Utilizando uvas desde Limarí en el norte hasta Maule en el secano interior, ha producido una gama de vinos brillantes y específicos para el lugar. Esto tampoco es totalmente debido a la calidad de las uvas. El toque de vinificación de Urrejola es suave y discreto, pero aún así es evidente».

Si deseas ver el listado completo de los diez mejores enólogos de Sudamérica, según Tim Atkin, puedes pulsar el siguiente vínculo.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: