Experto recomienda cervezas de otoño

Con la llegada del otoño llega el cambio de estilos de cerveza. Atrás dejamos las más ligeras y refrescantes, para dar paso a las cervezas más robustas y con mayores grados de alcohol.

En Chile afortunadamente contamos con una amplia variedad de cervezas perfectas para disfrutar de esta estación. Por lo que Asbjorn Gerlach, co fundador y maestro cervecero de Cervecería Kross, entrega algunas recomendaciones sobre cuáles probar.

En primer lugar las cervezas estilo Märzen / Oktoberfest. Se trata de una lager relativamente ligera, de claridad brillante, con una capa de espuma blanquecina y esponjosa, que le da un toque de elegancia. Posee notas florales y herbales, con un sabor a malta inicial que a menudo sugiere dulzor, pero con un final moderadamente seco.

En segundo lugar tenemos las Bock, cervezas de estilo Lager fuerte, que varían entre los 6° y 10° de alcohol. Tienen un intenso sabor a malta, predomina el color oscuro y un sabor escasamente lupuloso. De los derivados de este estilo está la Doppelbock, una cerveza también de color oscura y muy compleja debido a que no tiene olor ni sabor a lúpulo. Pero se sienten las notas a caramelo y frutos secos, debido a al horneado extra que tiene la malta base. También está la Helles Bock y la Maibock, ambas de una tonalidad más clara. La primera de color dorado y la segunda de un color ámbar ligera. Estas cervezas, a diferencia de la Bock normal, tienen una dosis un poco más alta de lúpulo, lo que entrega más aroma y mejor balance.

En tercer lugar tenemos a las cervezas más oscuras. Hablamos de los estilos Porter y Stout. En el caso de la Porter, encontramos una cerveza de origen londinense, de alta fermentación. Posee un tono que puede ser marrón oscuro o claro, con una espuma agradable entre canela y blanco. En su sabor se pueden percibir las notas achocolatadas y a nuez.

En el caso de la Stout, favorita de muchos, es un tipo de cerveza de color casi negro, elaborada con malta de cebada tostada. Normalmente posee un sabor a grano un tanto amargo. Además, tiene un aroma a café torrefacto, chocolate, cacao y, a veces, a humo. Ambas existen en variedades cuya graduación alcohólica puede variar entre los 4° y 10°. Estas últimas versiones muchas veces son denominadas como la versión “Imperial” del estilo.

Por último, está la Barleywine, una cerveza de tonos entre dorado y cobrizo, fuerte e intensa. Es un estilo de cerveza de guarda que mejora con el tiempo y puede tener un desarrollo positivo en botella hasta 5 o 6 años. Es de alta graduación alcohólica y, en general, de gran complejidad. En versiones jóvenes se nota mucho el amargor de lúpulo todavía y puede parecer desbalanceada. Pero con el tiempo disminuye el amargor y da espacio para notas a frutos secos, caramelo, jerez u oporto.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: