El pescado es imprescindible en la dieta habitual

Si bien en Semana Santa aumenta el consumo de pescado, es importante considerarlo como un imprescindible en la dieta de todo el año. Y esto se debe a que se trata de un alimento que ofrece grandes beneficios para la salud.

Gabriela Lizana, directora de carrera de Nutrición y Dietética de Universidad de Las Américas sede Viña del Mar, comenta al respecto. «Consumir pescado durante todo el año es esencial tanto para niños como para adultos, porque es una excelente fuente de proteína de alta calidad nutricional. También es bajo en colesterol, con aporte de vitaminas, minerales y ácido graso poliinsaturado Omega-3».

Gabriela Lizana, directora de carrera de Nutrición y Dietética de Universidad de Las Américas sede Viña del Mar.

La especialista agrega que “independiente del grupo etario en que nos encontremos, las proteínas son fundamentales para el óptimo crecimiento. También para el bienestar de nuestro organismo y el fortalecimiento del sistema inmune. Por eso, el pescado es un nutriente de requerimiento semanal y no basta con comerlo de manera ocasional. Sus beneficios se ven mermados si no se cumple la recomendación de ingesta mínima, que para la población chilena es al menos dos veces a la semana en reemplazo de las carnes rojas. Mientras más consumimos, mayor contribución para nuestra salud”, dice la académica.

Múltiples beneficios

Destaca que el pescado, al ser categorizado como carne blanca, tiene menos colesterol que las carnes rojas, pero con el mismo aporte de proteína. Además, es rico en vitamina D, calcio, yodo, potasio, hierro y vitaminas del complejo B.

Agrega que, por lo general, todos los pescados tienen un aporte nutricional similar. Aunque informa que aquellos considerados grasos o azules son más beneficiosos por el aporte de Omega-3, entre ellos, el jurel, caballa, salmón, atún y sardina. Los pescados blancos o magros, en tanto, son igual de nutritivos y más económicos, destacando la merluza.

“Dado el aporte nutricional, al pescado se le atribuyen propiedades para fortalecer el sistema nervioso, huesos y dientes. También potencia el sistema inmune y evita o revierte la anemia. A los pescados grasos se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, regulación del perfil lipídico, actuando como cardioprotector”, destaca la nutricionista.

Ella recomienda consumir pescado en su forma natural o lo menos procesado posible para potenciar nuestra dieta. Así se evita la ingesta de químicos como conservantes, estabilizantes, saborizantes, entre otros. En el caso de optar por alimentos enlatados, hay que lavarlos previamente para quitar el exceso de sodio (sal) que se usa para extender su vida útil.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: