miércoles, abril 17, 2024
ComidaGastronomía

Dulce festejo de una preparación fundamental en la pastelería

Compártelo:

Aireados, esponjosos, tienen la dulzura justa y hay mil maneras de darles un toque especial. Se trata de los bizcochos, que nos acompañan desde la infancia. Se disfrutan solos, pero también pueden dar cuerpo a tortas y postres. Son parte fundamental de la pastelería y encierran la clave de muchos aciertos.

Y hoy 23 de agosto se celebra el Día Internacional del Bizcocho. Aunque hoy están presentes en nuestra mesa cotidiana, su origen se remonta a la antigüedad. Se dice que hay registros de ellos hasta en las tumbas egipcias. En tiempos romanos, cuando se empezaron a usar huevos en los postres, tomó forma su preparación. La palabra proviene del latín bis coctus y significa “cocido dos veces”. Esto se debe a que hace siglos se los secaba para conservarlos mejor en largos periplos y así podían servir de alimento para los soldados.

Nada mejor que festejar esta fecha comiendo bizcocho. Para ello, la firma Puratos ofrece su colección “Texturas”, desarrollada por un equipo de especialistas. Su objetivo es que la mano del pastelero pueda elegir la textura que mejor se adapta a la receta que imaginó.

“La textura se ha convertido en un elemento esencial del sabor y un aspecto valorado por el público gourmet. Según el estudio Taste Tomorrow, el 63% de las personas quieren probar comidas con diferentes texturas. En esta tradicional preparación repostera es un aspecto que marca notables diferencias”, indicó María José Rubiño, product panager de pastelería en Puratos de Chile.

Estilos diversos

En nuestro país Puratos cuenta con variedades, con su propia historia, que deleitan a la pastelería y dan una identidad propia, entre los cuales destacan los siguientes:

Bizcocho Sponge. El clásico y su atributo predominante es la liviandad, seguida por la suavidad. Este bizcocho tiene un origen que se remonta a principios del siglo XVIII, cuando una familia de la nobleza de Génova encargó a un pastelero preparar un nuevo tipo de torta. Utilizando sólo huevos, azúcar y harina, el pastelero creó una torta suave y liviana que llamó “Paté Genoise”. Más adelante su nombre se transformó en bizcochuelo (sponge cake).

Tres leches. Se caracteriza por su resiliencia y cohesión. Tiene miga fina. El pastel Tres Leches es originario de México y está presente ahora en toda la cocina latinoamericana. Se empapa en tres variedades de leches. Es uno de los favoritos para eventos especiales como cumpleaños.

Satin Cream Cake. Tiene una versatilidad que le da posibilidades infinitas en la cocina. Su base es el aceite. El origen data de 1980, cuando se empezó a incorporar pudding en los batidos de plancha para tortas. Luego, la búsqueda de una miga más firme y un método más simple llevó al Cream Cake.

Chiffon. Su suavidad y “melting” generan una textura única. La receta fue creada por un vendedor de seguros de California que decidió convertirse en pastelero. Durante 20 años logró mantener su receta en secreto. Es popular en Asia, donde se le agrega jugo de hojas para aportar color verde y hacer el llamado “Pandan Chiffon Cake”.

Allegro. Conquista a quienes buscan alcanzar el sabor y textura clásica del budín inglés, con aroma de estilo artesanal.


Suscríbete a nuestro newsletter

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido