martes, mayo 28, 2024
BebidasBrebajes

Día Mundial de la Malbec: Oda a una noble cepa

Compártelo:

Abril es un mes muy especial para los fanáticos del vino, ya que uno de los ejemplares icónicos del cono sur, celebra mundialmente su día. Se trata del Malbec, que si bien tiene su origen en Francia, encontró en Argentina su segundo hogar y se convirtió en la insignia de la vitivinicultura de ese país. Chile no se queda atrás y cada vez tiene más adeptos.

Esta cepa tinta fue introducida en Argentina por inmigrantes franceses a mediados del siglo XIX. Desde entonces ha florecido en los fértiles suelos de la región de Mendoza, produciendo vinos de calidad excepcional que conquistan paladares en todo el mundo. Su adaptabilidad al terruño argentino ha dado lugar a vinos de gran carácter y expresión. De esta forma ha consolidado su posición como una de las variedades más apreciadas por los conocedores y aficionados por igual.

El Malbec se distingue por su profundo color púrpura y su aroma seductor, que evoca notas frutales como ciruela, frutos rojos y especias sutiles. En boca, ofrece una combinación perfecta de suavidad y estructura, con taninos redondos que lo hacen sumamente placentero al paladar. Sus vinos son versátiles y pueden ser disfrutados en su juventud o guardados para una crianza más prolongada, desarrollando complejidad y elegancia con el paso del tiempo.

Recomendaciones para degustar

Para celebrar el Día del Malbec, La Vinoteca recomienda disfrutar esta cepa en compañía de una variedad de platos que realcen sus cualidades. Desde carnes rojas asadas o a la parrilla hasta pastas con salsas de tomate o quesos maduros, el Malbec se adapta a una amplia gama de sabores. Ello lo convierte en el compañero perfecto para cualquier ocasión gastronómica. Además, no hay que olvidar su maridaje clásico con la emblemática carne argentina, creando una experiencia inigualable que celebra lo mejor de la cultura culinaria de dicho país. 

Entre los mejores ejemplares de esta cepa tinta destacan los siguientes. 

– Luigi Bosca D.O.C: Vino emblemático de esa bodega argentina, que expresa de manera completa las características de la variedad Malbec. En su elaboración combinaron uvas de las mejores zonas de Mendoza, logrando así el carácter maduro y los taninos dulces típicos de Luján de Cuyo, y la frescura, el color y la vivacidad del Valle de Uco. La crianza en barricas de roble suma complejidad, estructura y elegancia, dando como resultado un vino de gran riqueza aromática, de textura elegante y gran persistencia de sabores.

    – Cot, Pérez Cruz: Cot lleva su nombre con el objetivo de hacer alusión al antiguo nombre que llevaba el tan conocido Malbec. Este Cot, perteneciente a la línea Limited Editon, absorbe todas las características del terroir de Pérez Cruz. Así se transforma en un claro ejemplo de las cualidades de Fundo Liguai. Su guarda de 14 meses en barricas francesas de tercer y cuarto uso complementan sus aromas ricamente perfumados y las delicadas sensaciones en boca.

      – Koyle Royale: Sus uvas fueron recolectadas en parcelas muy pequeñas y seleccionadas de viñedos de alta densidad en el Valle de Colchagua. Al provenir de laderas rocosas, las raíces absorben los minerales y la frescura de estos suelos basálticos volcánicos. Los viñedos se podan con Guyot doble, con estricto manejo de dosel y bajo riego para expresar sus orígenes al máximo.

        – J. Bouchon: Su Malbec Block Series es producido con uvas de los cuarteles 40 y 47 de nuestros viñedos del fundo de Santa Rosa, en el valle del Maule. Estos cuarteles tienen suelos arcillo-arenosos. Situados a solo metros del río Maule, se ven influenciados por la brisa marina que sube desde el Océano Pacífico. Eso contribuye a que las uvas maduren en forma lenta y balanceada y conserven mejor los aromas.

          – Santa Ema Gran Reserva Malbec: Proviene del Maipo, valle de clima mediterráneo y un terroir excepcional para la producción de vinos tintos. Este Malbec tiene influencia de la Cordillera de los Andes y el río Maipo, los que otorgan una perfecta madurez de la uva. Eso permite entregar un vino voluptuoso, fresco y frutal, de gran concentración y balance en boca. 

            Singularidad especial

            Chile ofrece condiciones climáticas ideales para el cultivo de la Malbec, principalmente en el Valle del Rapel. Allí se da una combinación de días soleados y noches frescas que permiten que las uvas maduren lentamente y desarrollen todo su potencial aromático.

            Marcio Ramírez, enólogo de la viña Concha y Toro, recomienda atreverse con este cepa tinta «Esta variedad, aunque a veces la percibimos como exótica, es sorprendentemente agradable. Es diferente, jugosa, y tiene un color hermoso que no pasa desapercibido. En general, el Malbec de Chile tiene una calidad excepcional, gracias a nuestras condiciones ideales para su cultivo».

            Uno de los más recomendados es Casillero del Diablo Reserva Malbec. Este vino concentra dulces y redondos taninos, aromas a moras y ciruelas negras con un toque de pimienta negra y vainilla.

            Según el enólogo, “el maridaje por excelencia para el Malbec es la carne roja, hemos visto que un buen trozo de carne se acompaña muy bien con esta variedad, gracias a sus delicados taninos. También pastas con salsa compuestas por hongos, van muy bien con esta cepa”.

            El Malbec en nuestro país tiene una especial singularidad: en lugar de notas herbales, presentan delicadas notas rojas de cereza. Una característica que lo hace único en el mundo e ideal para disfrutar en su día.


            Deja una respuesta

            Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

            error: Este contenido está protegido