Disfruta de una taza de té en su día internacional

Cada 21 de mayo se celebra el Día Internacional del Té, con el objetivo de crear conciencia sobre su importancia cultural y económica en todo el mundo. También para promover acciones a favor de la producción y el consumo sostenible de esta bebida milenaria y concientizar sobre su relevancia en la lucha contra el hambre y la pobreza.

¿Pero por qué se celebra en mayo y no en otro mes? La Organización de las Naciones Unidas, ONU, decidió que fuera en esta fecha, ya que coincide con el comienzo de la producción de té en la mayoría de los países productores de este histórico bebestible. Un producto que cada día es más consumido en Chile y Latinoamérica, haciendo que la industria crezca y se renueve.

«Los tés más consumidos en Chile son en formato de bolsitas, en especial el té negro de Ceylon, sin aditivos, fabricados principalmente en Sri Lanka. En tanto, el Masala Chai se ha posicionado rápidamente en el mercado. Este un té negro con pimienta, cardamomo, nuez moscada y jengibre que gusta mucho a los paladares chilenos. Así como también los té con sabores frutales, especialmente los de frutos rojos”, señala Solange Treguear, sommelier de Té Basilur en Chile.

La profesional agrega que “luego se encuentran los tés más de especialidad, los cuales son consumidos por un público específico, como es el caso del té Oolong, Matcha y tés verdes. Y finalmente están las infusiones de manzanilla y menta, a las cuales se les han sumado las infusiones de moringa, rooibos y cúrcuma”.

Un té para cada ocasión

Según la historia, el té se descubrió hace más de 5 mil años en China por el emperador Shen Nung, quien sólo tomaba agua hervida por razones de salud. Él estaba calentando un poco de este líquido debajo de un árbol cuando sopló una fuerte brisa y algunas hojas cayeron en el interior del recipiente. Shen Nung vió como las hojas teñían el agua, pero lo que más le fascinó fue el sabor y aroma que le dió. Nadie sabe si esta historia es totalmente fidedigna, pero lo que sí está claro es que cada día hay más tipos diferentes de té. ¿Qué diferencia a cada uno?

Solange Treguear explica que “los tés blancos son los menos procesados, se cosechan a primera hora en la mañana y se dejan secar al sol, no se rompen ni enrollan las hojas para evitar su oxidación. Mientras que el té verde es ligeramente oxidado -hasta un 20%- el proceso se detiene con calor, obteniendo un color verdoso-amarillento. Éste es ideal para acompañar pescados crudos, pastas y ensaladas”. 

En cambio, el té negro está completamente oxidado y se puede encontrar en distintas mezclas como el Earl Grey (té negro con bergamota) o con caramelo. Es un té para tomar a diario, tanto frío como caliente, y queda muy bien con comidas pesadas, dulces y postres.

La nutricionista Catalina Miranda explica que “esta bebida natural tiene una gran cantidad de antioxidantes que retrasan el envejecimiento. Además de proteger a las células y tejidos de los radicales libres. También posee una alta cantidad de flavonoides que ayudan al sistema inmune, L-Teanina que potencia la concentración cerebral, y teína que activa a las personas y combate el cansancio”.

“Otro beneficio del té, es que es un diurético natural, que favorece la eliminación de toxinas de nuestro cuerpo. Además no contiene calorías, salvo que lo endulcemos. Pero, en general, es un buen aliado para tomar un bebestible caliente en estos días de frío. También para calmar la ansiedad, gracias a su alto poder de saciedad, sobre todo el Masala Chai”, informa Catalina Miranda.

Solange Treguear agrega que “el Masala Chai se bebe generalmente  en las mañanas, es el desayuno de la India. Es ideal para beber en cada cambio de temporada y evitar resfríos. Se puede consumir con hielo, leche texturizada, jarabe de agave o miel, o también agregar crema de leche para un Masala Ice Latte”.

Finalmente, una variedad de té que está siendo bastante popular es el té Matcha, utilizado en la ceremonia japonesa llamada Cha-no-yu. “Éste es un té verde en polvo que se elabora minuciosamente con técnicas muy especiales que nacen en los templos budistas. Era un té que se reservaba para la meditación, contemplación y para emperadores y samuráis”, señala Solange Treguear.

Sin duda, el té es un bebestible que tiene que estar presente en todas las cocinas chilenas. Tanto por su versatilidad como sus múltiples beneficios para la salud.

Puedes ver más opciones en www.basilur.cl y en su página de Instagram para brindar en el día internacional del té.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
A %d blogueros les gusta esto: