Consumo de snacks aumenta durante la pandemia

El aislamiento causado por la pandemia modificó las preferencias de consumo y los hábitos de las personas, como en el caso de los snacks. Antes eran comprados en la calle, tiendas y supermercados, mientras que ahora son adquiridos de forma frecuente a través de canales online.

Este es uno de los hallazgos del estudio State of Snacking, que le tomó el pulso a la dinámica de compra y consumo de los snacks a partir del COVID-19. Los consultados dicen que los han comprado vía online con más frecuencia que en la tienda (47%). Y 7 de cada 10 planean seguir haciéndolo por esa vía, aunque la pandemia termine.

El estudio fue elaborado por Mondelēz International y la empresa especialista en encuestas The Harris Poll entre el 6 y el 20 de octubre. Consultó a 6.292 adultos alrededor del mundo, entre los 18 y 75 años, con el propósito de establecer cuál ha sido el papel de los snacks durante la pandemia.

Se estableció que la definición de snacks es una pequeña porción de alimento que se consume entre las tres principales comidas. Por ejemplo: frutas, semillas, jugos, leche, galletas, chocolates, golosinas, caramelos, gomas, entre otros.

La mayoría de los consultados dice que la pandemia le ha abierto los ojos a muchas más formas de comprar snacks frente a las que conocían antes (57%). Como resultado, 3 de cada 10 han descubierto otros snacks para probar gracias a las redes sociales (28%).

Los snacks en Chile

Los consultados en nuestro país expresaron las principales razones del aumento del consumo de snacks durante la pandemia. Ellas son: satisfacen antojos, son perfectos para comer entre comidas y se han convertido en una buena opción por el precio.

En ese sentido, el aislamiento en Chile ha dado paso a nuevas actividades dentro del hogar y usos de los snacks. Los consumidores ahora investigan sobre nuevas formas de hacer snacks y los tutoriales en video se han convertido en una fuente de información importante para aprender a prepararlos.

Adicionalmente, en los hogares a nivel nacional introdujeron nuevos snacks que consideran “deliciosos”. Pero también porque algún miembro de la familia lo comía afuera y, al traerlo a la casa, se convirtió en un snack para todos.

Salud y bienestar

El 57% de los encuestados señaló que –en medio de la coyuntura actual– consume snacks de manera más consciente. El 66% ahora tiene más control sobre el tamaño de las porciones, porque come con mayor frecuencia. Y el 64% es más cuidadoso con los snacks que su cuerpo necesita.

En este tiempo de incertidumbre también se ha evidenciado un crecimiento del consumo de snacks a nivel mundial. Casi 9 de cada 10 adultos (88%) comen snacks, de los cuales el 46% dice que aumentó su consumo y el 42% come lo mismo. Quienes están comiendo más snacks son los millenials y los que trabajan desde casa, con 56% y 62%, respectivamente.

Los resultados del informe evidencian la trascendencia de los snacks en la vida de la gente. Su creciente relevancia económica durante el 2020, que representa un mercado de 1.2 billones de dólares. Y cómo las personas son cada vez más conscientes al elegir un snack para su bienestar. Este último es un hallazgo muy importante, porque coincide con nuestro propósito de contribuir a que las personas coman bien. Por eso les ofrecemos el snack correcto para el momento adecuado y lo elaboramos de la manera correcta”. Así lo afirma Dirk Van de Put, presidente y director ejecutivo de Mondelēz International.

Los snacks son más que comida

Las personas encuentran en los snacks una fuente importante de comodidad y unión, particularmente este año. Más de la mitad de los encuestados dicen que comer snacks ha sido un «salvavidas» durante la pandemia (52%), especialmente para los padres que trabajan desde la casa (69%).

Los snacks han sido una vía para la conexión, ya que 3 de cada 4 adultos han establecido un vínculo con otros a través de la comida en los últimos 6 meses (77%). Eso incluye preparar snacks juntos (40%), dar uno como regalo (31%) o la compra de comestibles para alguien que no pudo ir por sí mismo (29%).

Según el estudio, un bocado de snacks produce momentos de satisfacción y paz. Los encuestados señalaron que les han ayudado a distraerlos de un año difícil. El 66% indicó que «comer snacks es una de las pocas fuentes de recompensa y satisfacción en el día”. El 65% cree que “comerlos le ha dado momentos necesarios para ellos mismos”, durante los últimos meses.

Comer snacks ya era un comportamiento en rápido aumento en todo el mundo, pero se ha acelerado a medida que los consumidores pasan más tiempo en la casa. Al mismo tiempo, la mayoría de los encuestados ven los snacks como una rutina creciente de su vida cotidiana en el futuro. Según el estudio, 6 de cada 10 expresaron que comer snacks será parte de su “nueva normalidad”, incluso después de que termine la pandemia (58%).

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: