Círculo virtuoso combate la inseguridad alimentaria

Bajo el nombre de El Sabor de Compartir, la firma Coca-Cola Chile lanzó una iniciativa que busca combatir la inseguridad alimentaria en Chile. Su objetivo es entregar alimentación nutritiva y de calidad a quienes se han visto más golpeados por la pandemia.

En alianza con sus socios embotelladores Coca-Cola Andina y Coca-Cola Embonor, la acción trabaja en conjunto con tres plataformas de delivery. Por lo que, cada vez que un usuario sume a su compra algún producto del portafolio de la compañía, automáticamente se hará un aporte a esta causa.

Las raciones se distribuyen a través de la red colaborativa Comida Para Todos de la Fundación Gastronomía Social. La organización trabaja entregando almuerzos en diversos comedores sociales, en alianza con restaurantes, pequeños productores y transportistas. Mediante un trabajo de forma circular buscan reactivan sus propios negocios a través de estas acciones en el área alimentaria.

Los aportes del sistema Coca-Cola se enfocarán en dos comedores ubicados en Bajos de Mena (Puente Alto) y en Valparaíso. Se calcula entregar casi 5 mil raciones en un mes de trabajo conjunto.

En el caso de Valparaíso, los alimentos serán entregados en el comedor “Techo Fraterno”, administrado por la pastoral de la Parroquia Corazón de María. El lugar se ubica en en el Plan de la ciudad y actualmente entrega 60 almuerzos diarios. Estas raciones son preparadas por dos importantes restaurantes porteños: La Caperucita y el Lobo y Verso, quienes también han visto mermado sus ingresos por la emergencia sanitaria.

Opiniones

Estamos muy orgullosos de esta alianza con Comida Para Todos, que busca dar un empuje a zonas muy golpeadas con la pandemia. Entregamos algo tan básico e importante como alimentación segura, pero que también colabora con emprendedores del rubro gastronómico, que necesitan reactivar sus negocios. Iniciativas circulares como éstas son las que más ayudan a crecer las comunidades y permiten fortalecer las economía locales”. Así lo explicó Paola Calorio, directora de comunicaciones, asuntos públicos y sustentabilidad Coca-Cola Chile, Bolivia y Paraguay.

“Para afrontar una crisis como ésta, necesitamos sentarnos todos a la mesa y, juntos, escuchar, reflexionar y proponer soluciones colaborativas. Que accionen de manera rápida y protejan la seguridad alimentaria de las comunidades más vulneradas. Una mesa donde se sienten los organismos públicos, organizaciones sociales, empresas y ciudadanía. Estamos profundamente orgullosos de que Coca Cola se una a esta mesa que se llama Comida para Todos. Y poder seguir apoyando a las ollas comunes de Bajos de Mena y Valparaíso con las que estamos colaborando. La manera en la que colaboremos hoy, determinará el futuro inmediato de nuestra sociedad y planeta”. Así lo señaló Rafael Rincón, presidente de la Fundación Gastronomía Social.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: