Chile como destino ideal para el turismo enológico

Hace algunos momento acaba de finalizar la 4a Conferencia Mundial sobre Turismo Enológico, que se desarrolló desde el miércoles 4 en la ciudad de Santa Cruz, en la Región de O’Higgins. Fue así que durante tres días el Valle de Colchagua estuvo en los ojos del mundo, confirmando su condición de destino internacional para el enoturismo.

Esta cumbre congregó a los principales expertos en la materia a nivel internacional quienes expusieron sus experiencias y conocimientos. De esta forma, hubo presentaciones sobre tendencias, casos de éxito y buenas prácticas para desarrollar de mejor manera el enoturismo.

Implicancias para Chile

Para Chile, el evento establecido por la Organización Mundial del Turismo (OMT) fue una oportunidad para capitalizar el interés entre los visitantes que llegan al país. Durante el último año, más de 550.000 turistas declararon venir motivados por las actividades turísticas relacionadas al vino. De este dato se desprende que el gasto total asciende a la suma de US$1.200 por persona. Para este año, se espera que lleguen sobre 642.000 enoturistas.

Es por eso que acoger por primera vez este encuentro posiciona a Chile como un destino de primer nivel para la práctica del enoturismo. Este hecho permite, a su vez, dar cuenta de los atributos de los valles productores, para que los viajeros visiten las regiones de Chile e impulsen las economías locales.

El vino como embajador

Uno de los principales promotores de este tipo de experiencias es Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial del Turismo. Él señaló que “el enoturismo crea empleo y oportunidades de emprendimiento. Logra implicar todas las áreas de la economía regional mediante sus vínculos con la artesanía, el entorno natural, la gastronomía y el agroturismo. Allí reside su gran potencial para generar oportunidades de desarrollo en destinos remotos”.

Y en la línea de la cercanía con las raíces y las tradiciones, el representante de la OMT anunció que el lema del Día Mundial del Turismo de 2020 será ‘Turismo y desarrollo rural’. Para él, Chile es precisamente un ejemplo de cómo aprovechar lo mejor del turismo apoyando el desarrollo rural, la conservación de la naturaleza y las pequeñas empresas. “Nos encontramos en una zona rural que sirve de ejemplo para este lema. Aquí encontramos la unión perfecta de la cultura, el vino y las tradiciones rurales, todas conjugadas para impulsar el desarrollo”, sostuvo.

Por otra parte, el impulso a la economía y la apertura a más fuentes laborales son uno de los tantos sellos de este sector. En tiempos de crisis es cuando la industria turística ha demostrado una capacidad de reinvención. Al respecto, el ministro de Economía, Fomento y Turismo, Lucas Palacios, manifestó su parecer. “Las viñas se desafían a ir cada vez más lejos, ampliando sus horizontes más allá de la producción y la venta de vino. Pero también es gracias a que, como Estado, hemos implementado una política pública que fomenta el desarrollo turístico sustentable. Donde tenemos un tremendo potencial”.

El ministro destacó, además, que “si estamos hablando de este tipo de turismo, es porque nuestros vinos hoy llegan a más de 150 países del mundo con la marca y el sello Chile. El vino es uno de nuestros principales embajadores: somos el cuarto exportador mundial y, al menos, una cuarta parte de los turistas realiza actividades de enoturismo en nuestro país”.

Enoturismo, una oportunidad de diversificación

En tanto, la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, también se refirió al tema. “Esta es una oportunidad no solo para volver a mostrar la variada oferta de vinos de primera calidad que tenemos, sino también de mostrar nuestro territorio. Hoy son más de cien viñas abiertas al enoturismo y este congreso de trata de eso. Se van a transferir conocimientos, compartir experiencias, propiciar diálogos y entregar herramientas, para que mejoremos esa oferta enoturística”.

La realización de este tipo de actividades en regiones es una demostración clara del sentido inclusivo y representativo que forma parte del ADN de esta industria. El intendente de O’Higgins, Juan Manuel Masferrer, indicó que “el turismo es uno de los pilares fundamentales de la Estrategia Regional de Desarrollo. Y, en ese marco, la realización de esta conferencia va en la línea de potenciar y poner a O’Higgins en el mundo y posicionarlo como destino número uno del enoturismo. Estamos muy contentos de ser sede de la instancia más importante a nivel mundial del turismo enológico”.

Es que Chile posee un gran potencial en la producción y la cultura vitivinícola, desde donde surge el enoturismo como una oportunidad de diversificación económica. Para la directora nacional de Sernatur, Andrea Wolleter, “el valor turístico del vino no solo potencia la riqueza vitivinícola de una zona en particular, sino también las experiencias de su entorno. Como son la gastronomía, la cultura e incluso las experiencias de salud y belleza a través de la vinoterapia. Por tanto, el enoturismo integra a todo el territorio en que se desenvuelve esta actividad, lo que genera mayor desarrollo económico en él”.

Alianza público-privada

Hacer posible la conferencia fue posible gracias al importante aporte del Gobierno Regional de O’Higgins y su Consejo Regional. Además del trabajo público-privado liderado por la Subsecretaría de Turismo, Sernatur, la Municipalidad de Santa Cruz, Viñas de Colchagua y Enoturismo Chile, programa estratégico de Corfo. En palabras de su presidente, José Miguel Viu, “los valles vitivinícolas tienen gran oportunidad de desarrollo económico e integración de las comunidades gracias al enoturismo. Por eso, tomaremos esta conferencia como un hito que marca un antes y un después para el sector. Un reconocimiento de que la asociatividad y las alianzas público-privadas son la clave del éxito”.

Claudio Naranjo, presidente la Asociación de Viñas de Colchagua A.G., puntualizó que “se refuerza el objetivo de convertir al Valle de Colchagua en un destino de enoturismo de clase mundial. Estamos contentos de que nuestro valle haya sido elegido como la sede de esta conferencia. Eso permite continuar posicionando a Chile y a todos sus valles como un referente en turismo enológico. Y, a su vez, al trabajo de veintidós años de nuestra asociación. Somos el valle más premiado de Chile no solo en producción de vinos, sino que también Colchagua ha recibido variados reconocimientos como destino mundial de turismo enológico”.

Cocreando experiencias innovadoras

Con tres exitosas ediciones, la Organización Mundial del Turismo confió a Chile la realización de la cuarta edición de la Conferencia Mundial de Turismo Enológico. Este año, el valle de Colchagua, en la Región de O’Higgins, fue escogido como un escenario natural para albergar este evento. Ello, dada su vinculación con el paisaje de viñedos y el peso de la vitivinicultura del lugar.

Bajo el lema ‘Cocreando experiencias innovadoras’, fueron desarrollados temas relacionados con la experiencia de enoturismo, big data, transformación digital y más. Todo esto enmarcado en una mirada de desarrollo sustentable de la actividad.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: