Bean to Bar es la nueva tendencia en chocolates

Sin duda, el chocolate es uno de los alimentos más consumidos a nivel mundial y hoy vive una tendencia transformadora que se llama Bean to bar o “del grano a la barra”. Su premisa es garantizar la mayor calidad posible del cacao y disminuir los procesos químicos en su elaboración.

«Este movimiento valora, como elementos fundamentales, todos los pasos previos al procesamiento de la semilla de cacao de igual manera que la transformación de esa materia prima en chocolate. Desde el árbol, la cosecha, la fermentación, el tostado, el descascarillado, el conchado, el templado y el moldeo. En pocas palabras, se convierte en un proceso que garantiza que estamos comiendo un chocolate que no contiene contaminantes, porque se tiene una completa trazabilidad de cada grano de cacao”. Así lo explica Giovana Gallardo de Arawi Chocolate.

Justamente eso hace que estos productos puedan ser clasificados como alimentos de origen 100% natural, con un gran porcentaje de elementos nutritivos y saludables. Es el caso de esta marca de cacao ecuatoriano nacida en 2014, la que inmediatamente se sumó a la tendencia Bean to Bar.

Cosechando cacao.

“Arawi tiene sus propias plantaciones y cuida cada uno de los pasos mencionados anteriormente, hasta llegar a la fábrica para terminar con el proceso de refinación y conchado. Así se eliminarán las pequeñas partículas de sólidos del cacao y evaporación de sustancias químicas que dañan el sabor del chocolate”, señala la especialista.

Beneficios para el medio ambiente

Al ser una tendencia que busca fabricar chocolates de manera más natural, el movimiento Bean to Bar logra disminuir el impacto que puede generar en el medio ambiente. De esta forma, se convierte en una industria sustentable y responsable con la naturaleza.

El chocolate Bean to Bar tiene que ser capaz de causar un impacto positivo en el ambiente y promover la conservación de la biodiversidad en su zona de origen. “Por ejemplo, en el caso de los cultivos agroforestales, se logra una convivencia entre distintas especies nativas y que cumplen distintos roles biológicos. Eso ayuda a potenciar los servicios ecosistémicos de los cultivos y la conservación de especies. Además, los cultivos deben ser orgánicos”, comenta Giovana Gallardo.

Todo lo anterior, también permite que el cultivo del cacao sea más cuidado, especialmente en el uso de recursos naturales como el agua. Un elemento que las grandes industrias suelen gastar en forma desmedida, al no tener un control claro y específico en su producción.

Como consumidor, súmate a esta tendencia. Prefiere chocolates Bean to Bar y disfruta de todos sus beneficios.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
A %d blogueros les gusta esto: