En Aysén elaboran el vino más austral del mundo

Compártelo:

Con una apuesta de innovación, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) consolidará el 2022 a Keóken como el vino más austral del mundo. El producto se elabora desde 2017 en la localidad de Chile Chico, Región de Aysén. Y se basa en una investigación iniciada en 2012 por profesionales de INIA.

El próximo 12 de enero se presentará su última generación de embotellados para dar a conocer el resultado de varias etapas de investigación. Los vinos de la añada 2021 se someterán a un panel de expertos, convirtiéndose así en la nueva frontera sur de la vitivinicultura nacional.

¿Por qué son los vinos más australes del mundo?

Keóken, concepto que proviene de la lengua Tehuelche y que se significa “amanecer”, nace con un objetivo de innovación de INIA. Éste es impulsar el desarrollo de viñas en la Patagonia. Así este vino se luce y posiciona como el más austral del mundo, al ser elaborado y embotellado en la latitud 46°32′ Sur.

“Su singularidad se debe a que el lugar geográfico donde se elabora presenta un clima extremo, lo que implica grandes desafíos de manejo para los investigadores. La temporada de producción es muy corta, está flanqueada por heladas y con viento intenso de forma permanente. A esto se suma la presión de la fauna de la región, que puede generar grandes pérdidas”. Así lo comenta Diego Arribillaga, investigador de INIA y director de este proyecto. 

Las condiciones extremas del clima influyen en la producción de un vino sin igual y de alta calidad.

Si bien la producción de vinos en Chile se ubica mayoritariamente en la zona centro sur y norte, INIA apostó por este lugar. El objetivo fue elaborar un ejemplar en condiciones climáticas menos favorables que otras latitudes del país. “La producción de los vinos más australes del mundo es un insumo para futuras investigaciones vitivinícolas. En materia de eficiencia de manejo del viñedo y uso de tecnologías de innovación”, agrega Arribillaga.

El equipo de trabajo del centro regional INIA Tamel Aike es el primero en producir vinos en la Patagonia chilena. Allí hay condiciones de alta ventosidad y bajas temperaturas, pero con la ventaja de tener noches frías y largos días soleados en verano. Más la moderación que entregan las turquesas aguas del lago General Carrera. Eso ha permitido generar un producto sin igual y de alta calidad.

Ese conjunto ha derivado en la elaboración de vinos de distintas cepas, de las que se presentan más prometedoras la Pinot Noir y Sauvignon Blanc. Ambas se envasaron anteriormente, y a las que hoy se suma Chardonnay. 

El origen de Keóken

Durante el año 2014, INIA comenzó con la investigación para extender la oferta de la viticultura nacional hacia el sur austral. Posteriormente en 2016, la enóloga e investigadora de INIA Marisol Reyes y en conjunto con otros investigadores de la entidad, plantaron ocho variedades en La Araucanía y Chile Chico. En esta última localidad fue donde se creó Keóken, producido y embotellado en origen por INIA Tamel Aike. 

“Este viñedo tiene un gran valor simbólico, ya que es la primera producción de vino en la región de Aysén, Patagonia Chilena. Y que viene a  sumar diversificación productiva a la fruticultura regional. Keóken es una guía para productores locales interesados en proyectos de innovación y esperamos seguir contribuyendo en la generación del paquete tecnológico necesario para producir uva de calidad. Que permita culminar en vinos y otros productos enológicos de calidad”, afirmó la enóloga de INIA.

En el futuro, los investigadores de INIA esperan avanzar en el manejo de los viñedos y la elaboración de vinos, que cada año presentan un nuevo desafío. Conjuntamente, se presupuesta ir transfiriendo las tecnologías generadas y apoyar a los productores locales que quieran sumarse a este desafío de producir el vino más austral del mundo.

error: Este contenido está protegido
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
A %d blogueros les gusta esto: