J. Suckling elige a Almaviva 2017 como vino de la década

El prestigioso crítico estadounidense de vinos, James Suckling, acaba de anunciar tres premios únicos, uno de los cuales es para Almaviva 2017. Este producto chileno fue distinguido como el vino de la década, debido a su enorme aporte en la construcción de la reputación de esta industria nacional en todo el mundo.

El anuncio se realizó hace algunos días en el edificio Moore de la ciudad en Miami, durante la Cena de Great Wines of the World USA. En la oportunidad estuvieron presentes más de 250 invitados, algunos de los cuales son verdaderas personalidades de la industria del vino.

“Me da un enorme placer reconocer a Almaviva 2017 con nuestro más alto honor”, señaló Suckling. “En los últimos 10 años, hemos probado más de 100.000 vinos, y este vino se distinguió por su gran estructura y fantástico potencial de guarda, así también como por su posición icónica dentro de los vinos chilenos. Es el segundo vino con puntuación ‘perfecta’ (100 puntos) de esta excelente bodega, después de la gran cosecha de Almaviva 2015“.

El crítico describe a Almaviva 2017 de la siguiente forma. “Los aromas de hojas de mora y yodo son salvajes y exóticos, con conchas de mejillones y tierra debajo. Con gran cuerpo, firme y masticable con taninos poderosos que muestran musculatura. Es estructurado y poderoso. Denso y muy, muy profundo”.

Lo mejor de dos mundos

En 1997 se estableció un “joint venture” entre la Baronesa Philippine de Rothschild, presidenta del Consejo Supervisor de Baron Philippe de Rothschild S.A.; y Eduardo Guilisasti Tagle, presidente de Viña Concha y Toro. El objetivo de la asociación fue crear un vino franco-chileno de clase mundial llamado Almaviva.

De esta forma, Chile ofreció su suelo, clima y viñedos, mientras que Francia aportó su “know-how” y tradiciones vitivinícolas. Bajo esa mirada, el nuevo vino comenzó como una mezcla de cepas clásicas de Burdeos, donde predominó la Cabernet Sauvignon, Carmenere y Cabernet Franc. Pero a ellas se sumó, posteriormente, la Merlot y Petit Verdot.

Cabe señalar que este premio es uno de los tres que creó Suckling para celebrar sus diez años como crítico independiente. Los otros dos son el enólogo de la década, que recayó en Philippe Dhalluin, y la bodega de la década, que fue para Masseto. Cada uno de ellos aborda alguna arista diferente para las mayores contribuciones a la industria del vino en la última década.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: