sábado, mayo 25, 2024
SociedadTendencias

En verano es clave incrementar los cuidados al almacenar la carne

Compártelo:

La carne fresca no refrigerada adecuadamente se encoge, pierde peso y es rápidamente blanco de ataques de bacterias patógenas, capaces de causar intoxicaciones. Por lo tanto, su almacenamiento en condiciones seguras es fundamental, más aún en este verano 2024 que estará marcado por las olas de calor.

Catherine Escobar, gerente comercial de El Carnicero, explica que un producto no refrigerado se echa a perder rápidamente. Y también es lugar de cultivo de microorganismos con el potencial de afectar la salud de las personas. Por eso, una vez congelada y descongelada, se debe cocinar como máximo antes de doce horas.

“Mantener la carne en un ambiente frío es una tarea crítica. Si va a transportar vacuno, pollo o cerdo es importante aprovisionarse de bolsas térmicas, coolers u otras opciones en el mercado para mantener la cadena de frío, o simplemente comprar e ir directo a refrigerar en casa«, explica la ejecutiva. Agrega que «no obstante, los implementos de frio nos dan la certeza de que el alimento preserva sus características de inocuidad y calidad. Además, los sistemas de enfriamiento son fundamentales para que la carne no modifique sus cualidades nutricionales”.

Por eso, si vas a congelar, hazlo lo más rápido posible, en especial en esta época, remarca la ejecutiva. “Y al momento del consumo, descongela lentamente para no alterar el sabor y textura de la carne. Cambia del congelador al refrigerador idealmente antes de sacarla a temperatura ambiente, para que sea en un proceso lento y así evitar la descomposición”.

Contaminación cruzada

La contaminación cruzada es un segundo factor de riesgo asociado a la manipulación de productos alimentarios. En el caso de la carne, es fundamental que, al refrigerarse, se utilicen tapas o separadores interiores que eviten la transmisión de bacterias por contacto de manos, utensilios o superficies con otros alimentos, señala Escobar.

“Hay que procurar que utensilios y superficies que tuvieron contacto con la carne cruda no sean utilizados para manipular otros tipos de alimentos, como, por ejemplo, las ensaladas. Además, es importante lavarse constantemente las manos y, por supuesto, realizarlo sobre superficies limpias”, puntualiza.

Algunas instrucciones adicionales para prevenir la contaminación cruzada son utilizar distintas tablas de cortar y cuchillos para pollo, vacuno o cerdo, y frutas y verduras frescas. Si no es el caso, la recomendación es primero preparar las frutas y verduras, separarlas y guardarlas en un lugar seguro. Luego lavar la tabla con agua caliente y productos de limpieza antes de preparar la carne.

Señales clave

Desde la cadena Doña Carne destacan tres señales clave para identificar si la carne se conservó de la manera adecuada y mantuvo su cadena de frío. “La carne debe tener aroma fresco o neutro, de color rojo o rosa dependiendo del corte, y la textura debe ser consistente. Si no presenta estas características, su olor es desagradable o el color es más oscuro, ya estaría en proceso descomposición y se debe desechar”, indica Álvaro Martínez, gerente comercial de la firma.

En cuanto a las carnes envasadas, el ejecutivo aconseja prestar especial atención a la información en las etiquetas. La normativa de etiquetado debe incluir recomendaciones de conservación, fecha de vencimiento y detalles sobre el lugar de procesamiento y envasado. De esta manera el consumidor se puede asegurar que provenga de un establecimiento autorizado por las autoridades sanitarias.

Respecto al descongelamiento, la cadena destaca la importancia de seguir medidas adecuadas para evitar la descomposición. Martínez agrega que «es común dejar el trozo de carne fuera del congelador por horas antes de cocinarlo, pero esto es un error. El procedimiento ideal es bajarla del freezer al refrigerador entre 10 y 20 horas antes de cocinarla -dependiendo del corte- así se mantiene un descongelamiento progresivo, pero sin perder la cadena de frío”.

Con esta información sencilla, pero clave, se puede evitar intoxicaciones peligrosas y enfermedades estomacales. Todo esto en medio de una de las fechas más esperadas por los chilenos, sus vacaciones.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido