Consejos para eliminar el mal olor del lavavajillas

Si al abrir tu lavavajillas sientes que la loza queda con mal olor y el aroma que expele es desagradable, llegó la hora de hacer una limpieza interna. Aquí te dejamos consejos para conseguirlo.

No es una contradicción tener que limpiar el electrodoméstico encargado de hacer brillar tus platos, ya que cada día ponemos en él la loza sucia. También quedan dentro del filtro u otro espacio los restos que no sacamos de los platos, lo que genera ese mal olor que necesitamos ahuyentar.

La eliminación de restos de comida es un primer paso.

Lo primero es la prevención. Como los lavavajillas no tienen un extractor de comida, debemos fijarnos que no queden restos en la loza. Para ello es aconsejable pasar un cepillo, servilleta o paño húmedo previamente. Otro buen truco es no dejar la loza sucia todo el día dentro del lavavajillas y, para esto, existe el prelavado. Se trata de un enjuague con agua fría, sin detergente ni abrillantador, perfecto para esperar llenar el lavavajillas. Recuerda que también existe el programa de media carga.

La recomendación es limpiar el filtro, aproximadamente cada dos meses. Es bastante fácil, ya que -en su mayoría- los lavavajillas son iguales y tienen en su base, por dentro, el filtro y donde se pone la sal ablandadora. Saca las bandejas y todos los restos de comida que veas en la rejilla y revisa en las esquinas. Remueve todos los residuos que puedan haber quedado atascados en las rejillas donde se ponen los cubiertos y los platos.

La temperatura también es un buen aliado para combatir los malos olores. Si ya sacamos todos los restos, podemos dar un último toque con un lavado de HigienePlus. Es un programa con el que cuentan los lavavajillas Bosch, que llega a alta temperatura y elimina bacterias, virus y microrganismos causantes de enfermedades y mal olor.

Otro consejo es dejar abierta la puerta por unos 30 minutos, después del término del ciclo, para ventilar, enfriar la loza y se termine de secar todo. Existen secretos caseros como poner cascaritas de limón o naranja, pero te aconsejamos productos hechos especialmente diseñados para el cuidado del lavavajillas y la loza.

Bosch cuenta con productos Clean & Care, con limpiador líquido para lavavajillas, que alarga su vida útil. También evita los malos olores al eliminar los restos de comida, grasa y sarro acumulado.

Se utiliza cada uno o dos meses. Para un cuidado constante e intensivo también existe el limpiador en polvo para lavavajillas que elimina residuos de grasa, almidón y proteínas. También hace mantención a mangueras y bombas, pero no es un descalcificador.

Para descalcificar existe uno en pastillas para utilizar cada 3 ó 4 meses. Es el recomendado por el fabricante, ya que los equipos como lavadoras y lavavajillas descalcificados reducen el tiempo de calentamiento y el consumo eléctrico.

Como punto final, y para agregar un rico aroma cítrico, Bosch cuenta con un aromatizador 2 en 1 citro-fresco para lavavajillas. Su objetivo es neutralizar los malos olores dejando un agradable aroma a limón, que tiene una duración aproximada de 50 lavados. Y es apto para todos los lavavajillas.

No hay mal olor que se resista a estas técnicas. Ahora podrás disfrutar de tu loza recién lavada como nueva.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: