Barberos y bartenders en una barra experimental

La barbería Chilean Clan y Jägermeister unieron fuerzas para aumentar la oferta disponible en el proyecto «La barra experimental». Se trata de una nueva iniciativa de la primera, que ofrece diversas bebidas frías y calientes a los clientes del local.

“Hace 10 meses lanzamos una barra que acompaña las labores de la barbería. Allí los clientes pueden encontrar diez opciones itinerantes de cervezas de pequeños productores, cócteles clásicos y café de calidad premium. Y, por supuesto, los shots de Jägermeister que desde un inicio adoptamos como parte de la cultura de la barbería”, cuenta Sebastián Vergara, propietario de Chilean Clan.

Y es que los clientes de la barbería no sólo desean un corte de cabello o barba, sino más bien un ritual que va más allá de lo estrictamente estético. Lo que buscan es evocar una experiencia que, desde antaño, se encuentra en las grandes metrópolis y los pequeños pueblos del viejo continente.

Esa es la experiencia que ofrece Chilean Clan: un shot por cliente para vitalizar la experiencia capilar y de barba. Esa es una de las políticas de este proyecto con 14 barberos que funciona hace más de 3 años en Santiago, específicamente en el barrio Lastarria.

Ampliando la oferta

Este rito de disfrutar de los grandes momentos compartiendo una bebida es una tradición que también ha impulsado Jägermeister hace más de ocho décadas. Algo, que en el caso de este elixir alemán, implica servirlos a una gélida temperatura de -18 grados.

La sincronía de ambas experiencias llevaron a estas dos empresas a unirse en «La barra experimental» para reimpulsar esta tradición. Porque compartir estos shots fríos ameniza conversaciones con su excéntrico sabor. Y, además, es capaz de acompañar las otras preparaciones solicitadas por los más de mil clientes que llegan cada mes a la barbería.

“En la barbería, partimos siempre ofreciendo un shot y lo servimos perfecto, bien helado, para realzar el sabor premium de este licor, que acompaña el diálogo del barbero con el cliente. En nuestra barra, la gente suele pedir shots al terminar un café; o para ponerle más onda a la conversación entre cervezas. Sin duda, aporta algo especial al sello de nuestro servicio y nos ayuda a que los clientes se sientan como en su casa y se animen a volver”. Así lo expresa Paulo Morelli, barista y encargado de la Barra Experimental.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: