5 secretos que hay que saber para preparar sopaipillas pasadas

No se trata solo de juntar ingredientes y luego disfrutar de esta invernal y clásica preparación chilena, como son las sopaipillas pasadas. Para hacerlas existe una serie de datos que sí o sí tienen que estar presentes para lograr su mejor versión, por lo que aquí te revelamos sus cinco secretos fundamentales.

Son parte del conocimiento que aplica el nuevo Rey de la Sopaipilla Pasada, quien hace pocos días fue elegido y hoy está en pleno goce de su dulce reinado por un año. Se trata del local «Donde Yoyo’s», en la comuna de La Florida, cuyos propietarios se dieron el tiempo de compartir sus mejores consejos para que obtengas un resultado excepcional.

Rodrigo Gutiérrez y Claudia Núñez, propietarios de Donde Yoyo’s.

Estas recomendaciones son las mismas que lo hicieron ganador del concurso organizado por Chancaca Deliciosa y donde participaron más de 30 negocios de todo Chile. En las propias palabras de Rodrigo Gutiérrez, uno de sus dos dueños y encargado de la cocina, estos son los cinco secretos fundamentales para tener en cuenta.

– La masa. No es sopaipilla si no lleva zapallo. Y, ojo, que tiene que ser zapallo camote y en una buena cantidad dentro de la masa.

– La sal. Aunque suene extraño, la sal es un condimento fundamental dentro de la masa de la sopaipilla. No hay que tenerle miedo.

– La chancaca. Es fundamental que sea la clásica de siempre, Chancaca Deliciosa, ya que hace que la sopaipilla quede ‘pasada’. En este sentido, la disolución es clave para que la salsa no quede tan espesa y se pueda tratar con otros ingredientes que ayuden a complementar su sabor.

– Cognac y café. Para resaltar aún más el sabor e intensidad de la preparación, un buen secreto es agregarle un poco de cognac y otro de café. Un toque personal, pero que -aseguran- gusta a todos.

– Los infaltables. La base de sabor de la salsa también tiene sus ingredientes clave, de esos que tienen que estar sí o sí. Para anotar: ceste de naranja (que perfuma mucho), clavo de olor, canela y un toque de vainilla. Sin alguno de esos, mejor ni hablar de sopaipilla pasada.

¿El resto? Un grado de talento, por supuesto. Pero lo esencial es puro amor y dedicación para estar siempre probando y probando y así poder alcanzar una sopaipilla pasada perfecta para el gusto de cada uno. ¡De eso se trata!


Recibe nuestras novedades

Te invitamos a que nos dejes tus datos para seguir en contacto y enviarte nuestras últimas novedades.

Al hacer clic en enviar, aceptas compartir tu dirección de correo electrónico con el sitio y con MailChimp para recibir actualizaciones y otras informaciones de interés.

No compartiremos tu información con ninguna otra persona o empresa.

Utiliza el enlace de cancelación de suscripción de esos correos electrónicos para eliminar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
Salir de la versión móvil