miércoles, junio 12, 2024
ElegidosNovedades

Viña chilena obtiene el exclusivo Robert Parker Green Emblem

Compártelo:

Un importante reconocimiento obtuvo Emiliana al ser distinguida con el Robert Parker Green Emblem. Este premio resalta el compromiso de la viña con prácticas sostenibles, que van más allá de lo convencional y que la posicionan como líder global en sostenibilidad vitivinícola.

El Green Emblem no sólo reconoce a bodegas que tienen certificaciones orgánicas o biodinámicas. También destaca a aquellas que son verdaderas embajadoras de la sustentabilidad. De esta forma resalta sus esfuerzos por promover la salud ambiental a largo plazo, fomentar la biodiversidad y abordar temas sociales vinculados a la producción del vino.

“El Green Emblem es un reconocimiento a nuestra dedicación y convicción de que la agricultura orgánica y biodinámica es la llave para lograr vinos de calidad. No tenemos dudas que en un futuro cercano, la forma de entender la agricultura y los vinos, va a ser así, por lo que estamos orgullosos que en Emiliana ya llevemos mucho avanzado. La lista de bodegas que tienen este reconocimiento son pocas, y algunas son las mejores del mundo, así que este no es solo un logro para Emiliana, sino que también para Chile”, sostuvo Noelia Orts, enóloga de Emiliana.

Exclusiva distinción

Rara vez se entrega el Green Emblem y sólo después de una cuidadosa consideración por parte del revisor. Una vez que una bodega recibe esta distinción, todos sus vinos llevan el símbolo Robert Parker Green Emblem. Así se facilita que los consumidores puedan reconocer los vinos que son producidos de manera sostenible. El creador de esta distinción es el destacado crítico de vino Robert Parker, reconocido mundialmente por su extenso trabajo en la cata y puntuación de vinos, especialmente a través de su publicación Wine Advocate.

Respecto de este reconocimiento, el gerente general de Emiliana, Cristián Rodríguez, destacó lo orgullosos que están en la viña. Sobre todo porque ratifica la senda trazada hace 25 años. “Reconoce el incansable esfuerzo que hemos hecho en términos orgánicos, biodinámicos, hoy regenerativo, y sobre todo en el aspecto social. Asimismo, reconoce un proyecto a escala, es decir, un proyecto de más de mil hectáreas. Y que demuestra que sí se pueden producir vinos de una mejor manera, de calidad, sin dañar el medio ambiente y comprometidos en ayudar y regenerar el ecosistema”, agregó.

Viña Emiliana cumple 25 años desde que se realizara en 1998 una de las innovaciones más gravitantes para la industria vitivinícola chilena. Ello consistió en convertir el 100% de sus mil hectáreas a la agricultura orgánica. Hoy es la viña orgánica más grande del mundo.


Suscríbete a nuestro newsletter

Deja una respuesta Cancelar la respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido
Salir de la versión móvil