Semana mundial de sensibilización sobre la sal

Por Daniela Gómez, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de Universidad de Las Américas, UDLA.

La sal es la principal fuente de sodio en nuestra alimentación, aunque también puede aportarla el glutamato de sodio. Este aditivo alimentario se utiliza ampliamente en la industria alimentaria.

La población consume entre 9 a 10 gramos de sal al día, lo que equivale al doble de la recomendación de menos de 5 gramos. El elevado consumo de sal, sumado a la disminución de consumo de potasio (menos de 3,5 gramos por día), contribuyen al desarrollo de hipertensión arterial. También aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular en todo el ciclo vital, pues cada vez más niños desarrollan estas patologías.

Es por esto que la reducción del consumo de sal, la disminución de alimentos procesados, más la elección de alimentos naturales altos en potasio como frutas y verduras, ayudará a prevenirlas.

Algunas recomendaciones para disminuir el consumo de sal son cocinar sin sal, no utilizar salero en la mesa y limitar el consumo de snacks. También utilizar condimentos naturales en las preparaciones, como orégano o laurel, y aumentar el consumo diario de agua mayor a 2 litros. Y, muy importante, revisar el etiquetado nutricional, prefiriendo aquellos alimentos sin sello “alto en sodio”.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
Salir de la versión móvil