Jugos licuados v/s prensados en frío: ¿Cuál elegir?

Para quienes buscan volver a estar en forma y tener una alimentación más sana, los jugos licuados y los prensados en frío pueden ser una buena alternativa. ¿Pero cuál tiene más beneficios? ¿Cuáles son sus diferencias y cómo prepararlos de forma correcta? Estas son algunas de las preguntas que respondemos a continuación.

La nutricionista Catalina Miranda explica que “tantos los jugos prensados como los licuados tienen beneficios. Y pueden ser una buena opción para incluir frutas y verduras en nuestra alimentación diaria. No se trata de que uno sea mejor o peor que el otro. Todo depende del objetivo que tengamos”.

María José Valenzuela, directora comercial de la empresa de asistentes de cocina Epalim, añade más detalles. «Técnicamente, la gran diferencia es que en los licuados o batidos se pone fruta picada y agua en la licuadora. Incluso se puede agregar hielo para hacerlo tipo granizado. Mientras que la prensa en frío, lo que hace es separar a muy baja revolución la fibra y la pulpa de la fruta o verduras que se utilizan».

Unos u otros

¿Nutricionalmente, qué implica lo anterior? ¿Cuándo se recomienda optar por uno u otro? «Los jugos preparados en licuadora tienen un valor mucho más integral en cuanto a la calidad de la fibra. Se absorben más lentos los nutrientes y sube más lento el nivel de azúcar en la sangre. Por lo tanto, es más recomendable para personas diabéticas y para quien quiere aumentar su poder de saciedad. También se recomienda para las personas que tienen estreñimiento y para quienes tienen una resistencia a la insulina”, comenta la nutricionista Catalina Miranda.

En cuanto a los jugos prensados, la profesional señala que “la prensa en frío, como la de Epalim, es la mejor opción, ya que si se aplica calor matas algunas de las vitaminas que son termolábiles. En esta caso, el equipo lo que hace es separar la pulpa, donde va toda la vitamina y mineral, de la fibra. Por lo tanto, es una bomba de vitaminas, minerales y de carbohidratos de rápida absorción, porque no está la fibra que interfiere en eso. Si alguien está desnutrido de vitaminas y minerales, un cortito de jugo prensado al día es ideal para cumplir con el objetivo de revitaminizar y remineralizar el cuerpo de manera más óptima”.

Por supuesto es importante controlar la cantidad de frutas que se incorpora en cualquiera de estas versiones. En el caso del jugo realizado en la licuadora, lo recomendable es usar solo una taza de frutas, tapar con agua y licuar. En tanto, en el jugo prensado en frío se recomienda utilizar una o dos tazas de frutas y complementar con verduras, como apio, pepino y otras hojas verdes.

Cuándo beberlos

A la hora de optar por uno u otro también es importante considerar el tiempo de duración que tienen estos tipos jugos. “El extractor de prensa en frío -como el de la marca Omega- es de baja revolución. Por lo tanto, el jugo no se oxida y se puede guardar por 72 horas sin que le pase nada. En cambio, al prepararlo en la licuadora se separa más rápido la pulpa de la espuma, ya que se rompen las enzimas y, por lo tanto, hay que beberlo de inmediato”, advierte María José Valenzuela.

Puedes encontrar recetas de jugos licuados y prensados en frío, así como más información de los productos en www.epalim.cl o en el Instagram @epalimcl.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
Salir de la versión móvil