La médula de Rengo

Por @Luis_Friobueno

A no más de dos horas de Santiago, el valle del Cachapoal sigue marcando pauta con sus vinos y restaurantes. La última sorpresa es Mi piace Rengo, en la emblemática avenida Bisquert.

Picoteo Mi Piace Rengo

Con una cocina de gran nostalgia italiana, que ha sabido adaptarse con sentido de pertenencia a la expresión de los productos locales, es un proyecto de las hermanas Chiara y Giovanna Vercellino, junto a Eduardo Delanoy. Un equipo que puso en marcha una carta que, además de pastas y pizzas, tuviera mantel largo a la hora de platos insignia de raíz itálica.

Plato Restaurante Mi Piace Rengo

El antipasto renguino, con médula de tuétano en su hueso, es ideal para untar tostadas calientes. Viene con arrollado, pernil, queso, pebre y aceitunas. El sour de Mi Piace Rengo es con limones frescos del valle y elaborado con pisco de origen peruano: un ensamblaje de cepas Pedro Jiménez y Moscatel.

Postres Restaurante Mi Piace Rengo

En las entradas, los camarones apanados en quínoa de distintos colores y una mayonesa de frutos rojos son perfectos para acompañar una copa de Chardonnay. En un día más frío, se recomienda no pasar por alto la crema di pesce e pesce: una preparación de fumet de mariscos con ostiones y pulpo para coronar un firme congrio más cocrante de parmesano.

Para los amantes del cordero, el garrón con polenta, es insuperable. Una preparación en que los cortes de carne son cocinados por cinco horas a fuego lento en Carménère y ciruelas.

Bajo la mano del chef Gastón Méndez, @mipiacerengo es secreto a voces en el Valle del Cacahapoal.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: