La cocina es el mejor lugar para capear el frío

Todo apunta a que esta temporada de otoño-invierno hará mucho frío y tendremos nuevos periodos de confinamiento destinados a evitar la expansión del COVID-19. Por eso es importante hacer desde ya los preparativos para que la cocina de la casa pueda proveer todo lo que necesitamos. Y no hablamos sólo de alimento, sino también de calor de hogar.

Mantener la temperatura en los espacios interiores depende no solo de la calefacción, sino de la aislación. Como el aire caliente tiende a subir, es importante que el cielo raso tenga un material aislante para que la temperatura se mantenga. También hay que revisar que no se produzcan pequeñas rendijas en las ventanas por donde escape el calor. Existen diversos materiales que ayudan a aislar ventanas y puertas que dan al exterior.

En el caso de la cocina, además se necesita un sistema de extracción de aire, para que salgan los olores y el vapor, y permita una buena ventilación. Existen sistemas que permiten hacer recambio de aire sin que entre el frío del exterior. Así se mantiene el calor sin exceso de humedad.

Consumo de calorías

Con los fríos también aumenta la necesidad de consumir alimentos altos en calorías y grasas, porque ayudan a mantener la temperatura corporal. Para evitar subidas de peso innecesarias es mejor optar por grasas saludables. El pollo y el pescado son los mejores ingredientes para abrigar el organismo en invierno. El pollo es de fácil digestión y su caldo es conocido por ayudar a fortalecer el sistema inmune. El pescado posee Omega-3, un tipo de grasa poliinsaturada que favorece la salud cardiovascular.

Hoy existen tecnologías para preparar cazuelas y caldillos de invierno de manera fácil y limpia, como -por ejemplo- mediante una Multi-olla Rápida de Oster. Como tiene funciones programables, es posible establecer el tiempo y la temperatura exactas para cada receta. Con ella se puede dejar el pescado en su punto en tan solo 8 minutos y el pollo en solo 20 minutos. Además, mantiene la comida caliente hasta por cuatro horas, por si alguien llega más tarde a comer.

Alimentos nutracéuticos

También hay vegetales que deben estar presentes en las comidas del frío invierno para favorecer el sistema inmune. El ajo es un indispensable, porque tiene propiedades antibióticas y antiinflamatorias. Otro ingrediente importante es el jengibre, raíz aromática que ayuda a elevar la temperatura del cuerpo y abrir las vías respiratorias. Se puede preparar en infusiones o también agregar a los guisos de pollo a modo de condimento. Y de postre, lo ideal es tener naranja o kiwi frescos, porque aportan vitamina C y antioxidantes.

Otro infaltable del invierno es el café. Mejor si es bien preparado, con grano recién molido y con un toque de espuma de leche y canela. El café ayuda a elevar la temperatura del cuerpo, por lo que es un buen aliado para los días de invierno. En una cafetera -como la Oster Perfect Brew de 15 bares– puedes preparar cafés como de cafetería en tu propia casa. Se trata de otro elemento para equipar tu cocina y hacer más acogedoras las mañanas y tardes en confinamiento, al calor del hogar.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: