INIA premió a los “Guardianes de la Mesa Chilena”

Hoy por la mañana, el Instituto Investigaciones Agropecuarias (INIA) distinguió a sus científicos en el marco de la ceremonia “Los guardianes de la mesa chilena”. Se trata de la tercera versión de esta premiación que destaca su aporte directo al sector agrícola y la agroindustria, a través de la innovación tecnológica.

Dentro de las ideas reconocidas estuvo el manejo eficiente del agua, el desarrollo vitivinícola y la creación de una «vacuna contra la partidura de cerezas».

En medio de la preocupación mundial por el cambio climático, la actividad justamente hizo énfasis en proyectos sustentables. Por esta razón, la ceremonia se dividió en dos grandes categorías: “I+D en Cambio Climático” y “Negocios Tecnológicos”.

Cambio climático
Imagen satelital

Uno de los proyectos ganadores se preocupa por el “Manejo eficiente del agua utilizando imágenes satelitales”. Esta investigación, desarrollada por Claudio Balbontín permite monitorear los cultivos a través de una plataforma satelital para identificar las necesidades de riego. Con esta información se puede establecer programas de manejo del riego que aumenten la eficiencia hídrica en la agricultura.

La ganadería y la agricultura representan el 24% de las emisiones de Gases con Efecto Invernadero (GEI) a nivel mundial, y el sector energético es el principal emisor. En el caso de Chile, esta industria genera un 78% de las emisiones, y solo un 10,5% proviene del sector agropecuario. El científico de INIA, Francisco Salazar, desarrolló un proyecto para generar la primera base de datos sobre Gases con Efecto Invernadero emanados por sistemas de manejo de estiércol de países en vías de desarrollo del mundo. Así, se identifican las principales variables que impactan en estas emisiones, desde los sistemas de producción animal hasta las medidas de mitigación posibles de implementar.

Otro de los proyectos reconocidos protege a las cerezas del agrietamiento o “cracking” producto de las lluvias. La formulación desarrollada por Cristián Balbontín estudió los eventuales daños que suelen afectar hasta el 80% de los frutos cuando se presentan precipitaciones durante la etapa de maduración. Ello es cada vez más recurrente en condiciones de cambio climático, creando así una especie de «vacuna contra la partidura de los frutos de cereza» sobre la base de hormonas vegetales.

Vino y cereales

En total fueron 15 los proyectos destacados de INIA que tienen impacto en todo el país y que fueron reconocidos en “Los guardianes de la mesa chilena”. Dentro de las investigaciones de I+D para la adaptación al cambio climático, también fue premiado el conjunto de estrategias de adaptación para el sector vitivinícola. Allí se presentan nuevas alternativas de manejo de canopia (parte verde de la planta) y el uso de cubiertas. Es una nueva tecnología que permite la protección de la uva frente a condiciones climáticas extremas.

Marisol Reyes y Diego Arribillaga.

Siguiendo en el sector vitivinícola, se premió los desarrollos que se están haciendo en Chile Chico desde el 2010, para identificar cepas con mayor potencial enológico. El objetivo es diversificar las zonas de producción del país y crear un producto con denominación de origen como el vino más austral del mundo.

En cuanto a investigaciones centradas en la mitigación fueron reconocidos dos proyectos. Ambos buscan disminuir la emisión de metano y gases de efecto invernadero en el sector agropecuario. Por otra parte, se premió la propuesta Nama Agrícola de Chile por contribuir significativamente al logro de las metas de reducción de emisiones comprometidas por el país.

Negocios tecnológicos

Dentro de la categoría Negocios Tecnológicos, se premió la generación de seis nuevas variedades vegetales. Entre éstas se encuentran el poroto Zorzal-INIA, que es tolerante al virus del mosaico común del poroto y madura antes que su variedad antecesora. También se destacó el arroz Digua Cl, primera variedad de arroz Clearfield para Chile, obtenido tras 8 años de trabajo. El cereal triticale Emperador, nueva variedad de invierno de alta productividad, que se suma a las variedades Aguacero y Faraón. El trigo Irafen-INIA, de alta calidad panadera en ambientes limitantes, de alto potencial de rendimiento, tolerante a las principales enfermedades presentes en la zona del secano.

Por su parte, las variedades de papa Yaike y Porvenir se transforman en un nuevo aporte para el escenario agroclimático del país. Ello, debido a sus excelentes características culinarias y alto rendimiento. Además, ambas variedades poseen una alta tolerancia a la sequía.

Patentes y marcas destacadas

Hubo dos patentes de invención destacadas en “Los guardianes de la mesa chilena”. Una fue un biopesticida sobre la base de hongos entomopatógenos nativos para el control de Lobesia botrana. Y la otra fue una bio-herramienta obtenida del genoma de la vid, que permite modificar las características de la planta para obtener mejores variedades vegetales.

Por último, también se reconoció el desarrollo de la marca comercial “El Tolima”, generada en un proyecto de recuperación del Tomate Limachino Antiguo. El proyecto fue realizado en conjunto con la Universidad Técnica Federico Santa María y pequeños agricultores del valle de Marga-Marga.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: