Hábitos alimentarios de ambos géneros son cada vez más parecidos

La importancia de la participación femenina en el mundo laboral se ha instalado como uno de los principales temas de la sociedad actual. Una tendencia que la empresa de servicios de alimentación Sodexo ha podido verificar en la práctica.

Uno de los parámetros que la compañía analiza constantemente son los hábitos alimentarios del género femenino para enfocar su servicio a las expectativas de sus consumidoras. En este camino, y con información objetiva, es que se han derribado algunos mitos. Uno de ellos es, por ejemplo, que las mujeres prefieren comer ensaladas, saltarse el postre y evitar a toda costa los carbohidratos. Según las conclusiones del estudio es posible apreciar que los hábitos alimentarios de ambos géneros son cada vez más parecidos.

Pocas diferencias

Así lo revela la encuesta de satisfacción que anualmente Sodexo aplica a sus clientes y consumidores. De acuerdo a ese estudio, tanto las mujeres como los hombres, a lo largo de todas las Industrias, prefieren comer saludable y sin discriminar la cantidad. Sin embargo, en los sectores de la industria farmacéutica y bancaria, ellas prefieren platos con una composición equilibrada de carbohidratos, grasas y proteínas. En la industria manufacturera, en tanto, los carbohidratos toman el protagonismo, pues la papa, el arroz y los fideos son los infaltables a la hora de elegir.

“Ellas no buscan sólo comer ensaladas con algún agregado proteico, también consumen carbohidratos, legumbres y una gran variedad de productos. La diferencia con los hombres, radica en que la mayoría de las mujeres están más expectantes de contar con diferentes alternativas. Como integrar más verduras, ensaladas, frutas, especias, entre otros. Son las principales interesadas a la hora de contar con productos más innovadores como quínoa, polenta, cuscús, etc. Es decir, se atreven a probar cosas nuevas. También valoran más la entrega de información nutricional”. Así lo declara la Jefe de marketing Chile del Segmento Corporativo, Pamela Thompson.

Por su parte, en la preferencia de líquidos, mientras los hombres prefieren tomar bebidas, ellas optan por aguas saborizadas, jugos naturales o agua. Tanto las mujeres como los hombres esperan que sus platos contengan alimentos saludables, variados y equilibrados. En ese sentido, la firma explica que los estereotipos físicos, que por años influyeron de alguna forma en como gran parte de las mujeres se alimentaban, han cambiado. Y eso tiene mucho que ver con esta “nueva mujer”, más empoderada y menos vulnerable a los prejuicios sociales.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: