Conoce los tres tips para disfrutar un Late Harvest

El Late Harvest es un vino que es ideal para celebrar en familia gracias a sus tonalidades frutales, aromas y versatilidad.

Se trata de un segmento de mercado que es cada vez más conocido y preferido por los consumidores chilenos. De hecho, ha aumentado en un 18,5% en los últimos 14 meses a nivel nacional, según los datos entregados por VTC Chile. 

A pesar de su considerable crecimiento, no todos saben cómo se marida un vino de estas características. Es por ello que aquí dejamos algunos consejos del enólogo de Concha y Toro, Héctor Urzúa, para degustar de mejor manera esta cepa.

La temperatura es la clave

La temperatura a la que se debe servir un vino es fundamental para que este exprese adecuadamente sus cualidades, virtudes y sabores. 

En el caso de un Late Harvest, la temperatura idónea para servirlo es de 10°. Sin embargo, en días calurosos, como en verano y primavera, se aconseja servirlo un poco más frío de lo indicado, y así evitar que se entibie en la copa. 

Combinaciones explosivas

El dulzor del Late Harvest, aunque a algunos puede parecerles extraño, queda perfecto con tortas y pasteles. Sin embargo, la clave está en buscar aquellos dulces que tengan crema, ya que hará que el dulzor del vino se potencie y se logren captar cada una de las notas de frutas y miel. 

Por otro lado, los quesos maduros, como por ejemplo Gorgonzola o Roquefort, son ideales para un Late Harvest. Eso, debido a que el dulzor será un contrapunto importante en los sabores fuertes y definidos del queso. 

La copa sí importa 

La copa idónea para un Late Harvest debe ser pequeña y así lograr que el vino entre en la parte posterior de la boca para que el dulzor no se sienta muy empalagoso. 

Los vinos dulces generalmente tienen un mayor contenido de alcohol, por lo que una pequeña copa es perfecta para degustar una porción más reducida.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: