Conmemora el Día Nacional del Bistec a lo Pobre

Cada 24 de abril se celebra el Día Nacional del Bistec a lo Pobre, un plato que forma parte de la tradición gastronómica del país. Además, es uno de los favoritos de las familias chilenas e ideal para preparar y disfrutar en casa.

Carne, papas fritas, huevo y cebolla frita son los ingredientes principales de esta tentadora comida, que puede ser elaborada de múltiples formas y con distintos tipos de carne. Los especialistas de Doña Carne indican que el corte estrella es el lomo vetado y, para opciones más magras, recomiendan utilizar el lomo liso o el filete.

Desde Doña Carne aseguran que es indispensable pedirle al carnicero que corte medallones de unos 300 a 350 gramos. Con ello se asegura que la carne quede blanda y conserve su jugo.

Fernanda Reyes, nutricionista de la Universidad Mayor, explica que el Bistec a lo Pobre “tiene un muy buen aporte de proteínas de alto valor biológico. Contiene todos los aminoácidos esenciales y no esenciales, por lo que es una proteína muy completa y de buena calidad nutricional”.

Pese a que este plato contiene gran cantidad de calorías y grasas saturadas, se puede disfrutar de vez en cuando. Según indica la nutricionista, “lo importante es retomar la alimentación de siempre, sin compensar, sin restringir y sin miedos. Lo ideal es siempre mantener un equilibrio y, de vez en cuando, disfrutar de algo rico sin preocupaciones”.

Versión saludable

Por otra parte, para quienes buscan una alternativa más sana, la nutricionista Fernanda Reyes, recomienda esta versión saludable del “Bistec a lo Pobre”:

Papas Fritas: Pela y corta las papas en tiras no muy gruesas. Luego, en un bowl pon las papas ya cortadas, con una cucharadita de aceite de oliva y sal. Revuelve muy bien.

Posteriormente, pónlas en el horno a 180° por 25 minutos aproximadamente, moviéndolas a ratos para que no se quemen.

Para la cebolla: Puedes prepararla al horno junto a las papas, haciendo el mismo proceso. O en una sartén antiadherente con una gotita de aceite y saltear hasta que quede dorada.

El huevo: Puedes hacerlo pochado o al agua. Es igual como se hace frito, pero la idea es reemplazar el aceite por una cantidad de agua mayor. Posteriormente, pon el huevo y cuando llegue a la cocción deseada, lo sacas y el sabor es el mismo.

Carne: Las opciones son variadas, desde preparar a la plancha con agua o una gotita de aceite en un sartén antiadherente, y queda realmente delicioso.

Una vez que se cocinen todos los ingredientes, los unes en un plato y a disfrutar.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: