Atrévete a parrillar con las carnes al vacío

Aún quedan varios fines de semana con buen tiempo, los que -sin duda- son un momento ideal para aprovechar de parrillar carnes. Sin embargo, muchas veces ocurre que vamos al refrigerador y ¿con qué nos encontramos? con un trozo de carne congelado y duro como piedra. Que es imposible de llevar al punto ideal como para asar y disfrutar.

Así pueden quedar frustrados los planes del asado. Pero ¿y si en vez de congelar la carne la refrigeramos al vacío? Desde El Carnicero “Maestro en carnes”, nos cuentan que “el sellado al vacío es una excelente opción. Se trata de productos a los que se le ha sacado el aire al interior del envase, es decir, no hay oxígeno. Eso detiene el proceso de descomposición natural de la carne”, explica Jorge Escobar, gerente general de la firma.

El ejecutivo señala que “una carne sellada al vacío no necesita estar congelada, sino que basta con mantener la cadena de frío en el refrigerador. Así pueden durar entre 90 y 120 días desde la fecha de envasado, dependiendo de la procedencia. Lo importante es que solo encontremos líquido al interior de la bolsa. Si hay burbujas significa que perdió el vacío”. Añade que “es importante que al abrir la bolsa no exista olor a descomposición, ese clásico olor a podrido medio ácido. Si huele mal es porque perdió el vacío”.

Como las carnes estuvieron sin oxígeno es importante dejarlas “respirar” unos 20 a 30 minutos una vez abierto el envase y luego proceder a cocinarla o parrillar. “Si siente mal olor después de esos minutos de respiro, entonces la carne está mala”, comenta Escobar. Es importante que, una vez que se abrió el envase del trozo de carne, no puede pasar más de 2 horas a temperatura ambiente antes de cocinarlo. De lo contrario puede comenzar a reproducir bacterias.

“En el caso de carnes descongeladas, éstas aguantan hasta 12 horas después de descongeladas para ser consumidas. Luego de eso se reanuda el proceso de reproducción de bacterias que afectan las propiedades organolépticas del producto, propio de la descomposición. Ojo, que al descongelar carne se debe hacer lo más lento posible para no alterar el sabor y la textura. Por eso se recomienda traspasar del congelador al refrigerador al menos unas 12 horas antes de consumir. Nunca descongelar a temperatura ambiente, ya que ésta puede ser muy alta, especialmente en verano”, puntualiza Jorge Escobar.

Otro punto favorable de la carne al vacío es que no contamina los olores del refrigerador. Pero siempre es recomendable guardar el envase dentro de un contenedor hermético para así cuidar mejor la cadena de frío. “Con un trozo de carne al vacío se puede disfrutar de un buen asado sin tiempos de espera de descongelamiento y con una carne fresca y sabrosa cuando se desea”. Así lo asegura el gerente general de El Carnicero.

Comparte esto:
error: Este contenido está protegido
A %d blogueros les gusta esto: