70% revisa el nivel de azúcar al leer una etiqueta

El azúcar, para bien o para mal, es un componente muy importante de la vida de las personas.  Sin embargo, su consumo excesivo puede provocar un desequilibrio entre la ingesta y el uso de energía corporal. Cuando esto sucede, los azúcares se almacenan en el cuerpo como grasa, lo que puede aumentar el riesgo de muchas enfermedades como obesidad, diabetes, problemas cardiovasculares, etc.

Entre 1975 y 2016, el sobrepeso y la obesidad en todo el mundo casi se ha triplicado. Hoy afecta aproximadamente a 1.900 millones de adultos (alrededor del 39% de la población adulta mundial) y 380 millones de niños. Durante el mismo período, el número de personas afectadas por diabetes se multiplicó por 4 y ahora 1 de cada 11 personas padece esta enfermedad. Los expertos creen que, si no se produce un cambio en la dieta en un futuro próximo, ese número podría aumentar en 55% en los próximos 20 años.

Para revertir esta tendencia, la Organización Mundial de la Salud aconseja reducir la ingesta de azúcar a 50 gramos diarios. Ello equivale al 10% de la ingesta total de energía para un adulto saludable que consume unas 2000 calorías por día. Desafortunadamente, en muchos lugares, estas cifras de consumo están lejos de la realidad. Por ejemplo, en los países de ingresos altos, la ingesta de azúcar puede representar hasta el 25% de la ingesta diaria de calorías. También en los países de bajos ingresos, el consumo de azúcar puede llegar al 12%.

Debido a estas cifras ha aumentado la conciencia entre los consumidores sobre el riesgo a largo plazo del consumo excesivo de azúcar. La última encuesta Taste Tomorrow de Puratos mostró que el 93% de los chilenos lee la lista de ingredientes de productos de panadería, pastelería y chocolate. Y el 70% mira específicamente el contenido de azúcar al leer una etiqueta.

La industria toma una posición

Los gobiernos han debido tomar cartas en el asunto. Es el caso de Chile con la Ley de Etiquetados implementada en 2016 y que ya ha sido adoptada en Perú, México e Israel.

Las empresas de alimentos y bebidas también han implementado estrategias destinadas a disminuir la presencia de azúcar en sus productos terminados. Desde el envasado en porciones más pequeñas (menos azúcar por porción) hasta la reformulación (menos azúcar por 100 gr). Como consecuencia, en el último año, alrededor del 5% de los productos de panadería dulce (galletas y pasteles) y chocolate recién lanzados redujeron el azúcar.

Puratos, que hace años está apostando por la salud y el bienestar de sus consumidores, comenzó a desarrollar estas medidas hace algún tiempo. Ahora sus soluciones son 0% azúcar añadida, con una lista de ingredientes más atractiva y un perfil nutricional más equilibrado, que combina con la afirmación de «fuente de fibra».

“Con el aumento de las tasas de obesidad y diabetes a nivel mundial, la salud está en la mente de todos los consumidores. Las empresas y pequeños artesanos tienen ahora la oportunidad de hacer productos más saludables. O agregar nuevos SKU con beneficios adicionales para la salud, como la reducción de azúcar o una fuente de fibra”. Así lo afirmó Agnes Abusleme, gerente de marketing de Puratos Chile.

Esto ayuda a los consumidores no solo a reducir su ingesta de azúcar, sino también a aumentar la ingesta fibras. Este es un ingrediente a menudo poco consumido, pero extremadamente saludable.

Comparte esto:
A %d blogueros les gusta esto: